Pechugas con Nata sin lactosa y Champiñones

mail.google.com

 

Como sabéis mis manos no son aún los de una cocinera profesional, así que voy creciendo poco a poco. Os lo digo por que vais a ver que, por ejemplo, en esta receta os digo que tenéis que picar muy bien la cebolla y veréis que los trozos no son tan pequeños como deberían. Así que ya sabéis, lo que no sale bien a la primera, saldrá perfecto a la décima.

Ingredientes

  • 2 filetes de pechuga
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite
  • ¼ de cebolla
  • Dos o tres champiñones
  • 75 cl de nata líquida vegetal o sin lactosa
  • Un vasito de vino blanco para cocinar

Preparación

El primer paso es salpimentar los filetes de pechuga. Ponemos la sartén al fuego con un chorrito de aceite. Con una cucharada es más que bastante. Doramos las pechugas y las retiramos del fuego.

Ahora troceamos muy bien el champiñón. Troceamos muy bien la cebolla. Añadimos estos dos ingredientes en la sartén previamente usada, y dejamos que se vayan haciendo.

Cuando estén en su punto (que la cebolla ya no esté dura y el champiñón algo dorado) le añadimos el vino blanco. Y dejamos que se evapore. Puede tardar unos 3-5 min.

Bajamos el fuego a fuego medio-bajo y añadimos la nata líquida sin lactosa o vegetal. Esperamos unos 3 o 4 min a que espese un poco y añadimos los filetes de pechuga para que terminen de hacerse con la mezcla.

Después de unos 2 o 3 min, solo queda servir y listo para comer.

Consejos

– Recordad lo que os he dicho al principio. No es malo que no esté muy picado, pero se mezcla mejor con la nata.

– Yo he añadido unas ramitas de cebollino. No es necesario, pero puede darle otro punto de sabor.

– He usado nata vegetal porque la nata sin lactosa no me sentaba muy bien. Si en vuestro caso no tenéis ningún problema podéis usarla.

 

 

Pechugas de pollo con salsa de miel y limón

2013-08-05-20-31-04-1024x768

Como sabréis me cuesta horrores comer frutas y las tengo que esconder per a poder pegarles bocados. Con esta receta tomamos el zumo de un limón y añadimos de esa manera una de las 5 frutas y verduras que hacen falta al día.

Esta receta nace del cansancio de comer pechuga con kétchup; porque sí, se pueden añadir otros ingredientes para hacerla sabrosa. Como siempre, receta fácil y sencilla para poder cocinar cualquiera.

Ingredientes

  • 2 trozos de pechuga
  • 3 cucharadas de miel
  • 1 limón
  • 1 patata
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva

Preparación

Empecemos esta receta haciendo zumo de limón con el limón. En un bol ponemos el zumo de limón, las 3 cucharas de miel, la pizca de sal y un poco de aceite de oliva. Con todos los ingredientes juntos, vamos a mezclarlos bien.

Una vez mezclado cogemos las pechugas de pollo y las cortamos en tiras. Ponemos la pechuga en el bol y lo mojamos bien. En este momento tapamos el bol y lo dejamos en la nevera entre media hora y una hora entera.

2013-08-05-20-13-13-1024x768

Pelamos la patata y la cortamos en tiras. Lo dejamos en agua durante unos 15 min para que suelte el almidón.

Ponemos aceite en una sartén y cuando esté caliente metemos las tiras de patata para freírlas. Terminadas de freír la ponemos en un plato con un papel absorbente y las dejamos de lado mientras van perdiendo el exceso de aceite.

Quitamos el aceite de la sartén y ponemos los trozos de pechuga ahora en ella a fuego medio. Cuando estén hechos (que no dorados) metemos la mezcla del bol en la sartén. El siguiente proceso es dejar que se vaya evaporando la mezcla hasta que quede la salsa de miel.

Solo nos queda emplatar y listo!

Consejos

– Si vais a hacer más trozos de pechuga recordad añadir más cantidad de miel y zumo de limón.

– Recordad de no poner los trozos de patata con aceite hirviendo. Si esta muy caliente os salpicará mucho.

– No os paséis con la cantidad de pechuga y salsa. Al ser miel es muy dulzón y se puede hacer pesado comer.

– Yo he usado patatas para acompañar pero podéis poner cualquier otra cosa como, por ejemplo, verduras salteadas.

Saquitos con Pechuga de Pollo y Cebolla Caramelizada

2013-07-30_14-00-261-1024x768

Este nuevo entrante va dedicado a toda la gente que me ha ayudado y asesorado sobre qué ingredientes podría ponerle. Como sabéis hace poco cociné unas empanadillas y me sobró un poco de hojaldre que hoy nos ha servido para esta nueva receta. Espero que os guste ;)

Ingredientes

  • Hojaldres sin lactosa
  • 4 pechugas de pollo finas
  • Cebolla
  • Azúcar
  • Vinagre
  • Piñones
  • Pasas
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

Cogemos la cebolla y la picamos en tiras finas (cuanto más finas sean mejor). Preparamos la sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez esté caliente echamos la cebolla.

Vamos a dejarla hacerse no con demasiado fuego, para que no se nos queme. Cuando la cebolla esté blanda le empezamos a añadir el azúcar. Con esto vamos a conseguir caramelizarla. La cantidad de azúcar depende de la cebolla lo grande que sea. Para terminar de hacer la cebolla le añadimos un poquito de vinagre de Módena.

La cebolla ahora tendrá un color más rojizo (gracias al vinagre) y la dejaremos a fuego lento. Cogemos las pechugas de pollo y la salpimentamos por ambos lados. Terminado este paso, las cortamos en tiras y las echamos en la misma sartén donde está la cebolla.

Subimos un poco el fuego hasta que la pechuga esté bastante echa. En ese momento introducimos las pasas y los piñones. En ambos casos solo ponemos un pequeño puñado. Lo dejamos hacerse unos 2 min y apagamos el fuego.

Ahora es el momento de hacer los saquitos. Precalentamos el horno a 180 grados. Cogemos el hojaldre y lo rellenamos con el relleno que hemos preparado. Recordad no pasaros porque sino no se podrá cerrar. Cuando esté cerrado lo colocamos en la bandeja del horno. Una vez terminados todos, cogemos la bandeja y la introducimos en el horno. Dejamos que se hagan durante unos 15 o 20 min. Y listos para comer!

Consejos

– Para hacer la cebolla, yo la he cortado en dos partes y luego la he cortado en finas tiras. Recordad que nada de cortar en daditos

– La cantidad de azúcar que hace falta depende de la cantidad de cebolla que hay. Sabréis que está hecha o bien comiendo un trocito o porque veréis que hace un como una salsa cuando intentas despegar los trozos.

– Tanto el vinagre como el aceite son a gusto del consumidor. Quizá ese tipo de vinagre no os guste. Si es el caso podéis usar vinagre de vino blanco.

– Los hojaldres usados son los de La Cocinera porque son los únicos que he encotrado sin lactosa. En este caso son un poco pequeños, así que por eso veréis que no están bien cerrados del todo. Sin embargo no afecta al sabor ni al resultado.

– Si no os apetece pechuga de pollo, lo podéis acompañar con espinacas y taquitos de jamón o chorizo.

– Las cantidades de piñones y de pasas es al gusto de cada uno. Yo pongo un puñadito para que no supere el sabor a otros ingredientes y así pueda hacer bien su función de contraste.

 

Por cierto! esta receta va en apoyo a la iniciativa de los agricultores de Freshvana, tienda online donde comprar frutas y verduras ecológicas, para donar una parte de su producción a comedores sociales. Con esta mención en mi blog, incrementan su donación en 20 kg. ¡Súmate!

A %d blogueros les gusta esto: