Pechugas con Nata sin lactosa y Champiñones

mail.google.com

 

Como sabéis mis manos no son aún los de una cocinera profesional, así que voy creciendo poco a poco. Os lo digo por que vais a ver que, por ejemplo, en esta receta os digo que tenéis que picar muy bien la cebolla y veréis que los trozos no son tan pequeños como deberían. Así que ya sabéis, lo que no sale bien a la primera, saldrá perfecto a la décima.

Ingredientes

  • 2 filetes de pechuga
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite
  • ¼ de cebolla
  • Dos o tres champiñones
  • 75 cl de nata líquida vegetal o sin lactosa
  • Un vasito de vino blanco para cocinar

Preparación

El primer paso es salpimentar los filetes de pechuga. Ponemos la sartén al fuego con un chorrito de aceite. Con una cucharada es más que bastante. Doramos las pechugas y las retiramos del fuego.

Ahora troceamos muy bien el champiñón. Troceamos muy bien la cebolla. Añadimos estos dos ingredientes en la sartén previamente usada, y dejamos que se vayan haciendo.

Cuando estén en su punto (que la cebolla ya no esté dura y el champiñón algo dorado) le añadimos el vino blanco. Y dejamos que se evapore. Puede tardar unos 3-5 min.

Bajamos el fuego a fuego medio-bajo y añadimos la nata líquida sin lactosa o vegetal. Esperamos unos 3 o 4 min a que espese un poco y añadimos los filetes de pechuga para que terminen de hacerse con la mezcla.

Después de unos 2 o 3 min, solo queda servir y listo para comer.

Consejos

– Recordad lo que os he dicho al principio. No es malo que no esté muy picado, pero se mezcla mejor con la nata.

– Yo he añadido unas ramitas de cebollino. No es necesario, pero puede darle otro punto de sabor.

– He usado nata vegetal porque la nata sin lactosa no me sentaba muy bien. Si en vuestro caso no tenéis ningún problema podéis usarla.

 

 

Crema de Calabaza

2013-09-16-12.59.33-1024x768

Esta receta no he podido conseguir hacerla para una sola persona. No es fácil encontrar trozos muy pequeños de calabaza para una sola persona. Esta vez la receta es para dos. Así que si queréis compartir esta receta con otra persona, o si no os importa comer dos días lo mismo aquí os dejo esta crema de calabaza.

 

Ingredientes

 

  • 1 trozo de calabaza
  • 2 o 3 zanahorias
  • 1 patata mediana o pequeña
  • ½ cebolla o 1 entera
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Queso rallado sin lactosa

 

Preparación

 

El primer paso es pelar las zanahorias y cortarlas a dados. Hacemos el mismo proceso con la cebolla y con la patata. Si el trozo de calabaza no esta pelado nos tocara pelar y cortar en dados también.

 

En una cazuela ponemos las zanahorias, la patata y la calabaza. Le ponemos vaso y medio de agua, y un poco de sal. Lo dejamos en el fuego unos 20 min.

 

Cuando ya esté casi hecho, en una sartén le ponemos un poco de aceite y sofreímos un poco la cebolla. Lo suficiente para que no esté dura.

 

Una vez que todo este en su punto, colamos las verduras y las ponemos en un bol. Le añadimos la cebolla, una pizca de sal y un poco (muy poco) de pimienta blanca. Lo batimos todo hasta que nos quede la consistencia de una crema.

 

Para colocar en el plato añadimos por encima un poco de queso rallado sin lactosa y listo!

 

Consejos

 

– El trozo de calabaza que he comprado es el que hay ya cortado y envasado al vacío en Mercadona. Por tanto la cantidad de todos los demás ingredientes dependerá de lo grande que sea.

 

– Las zanahorias son entre 2 o 3 por el tamaño que tengan.

 

– La cantidad de cebolla debe de ser la misma que la de patata. Si ponéis una patata pequeña, poned media cebolla (por ejemplo).

 

– En mi caso he usado un pasapuré en vez de una batidora. Usad lo que mejor os venga.

 

– Cuanto más pequeños sean los dados de las verduras antes se cocinarán.

 

– No mantener más de dos días en la nevera.

 

– Recordad que el queso rallado de encima lo tenéis que mezclar con la crema. Quedará más rico.

 

Merluza rebozada con sofrito de tomate y pimiento rojo

2013-08-29-12.39.06-1024x768

La primer receta de pescado! Esta receta viene de la mano de mi madre, ya que le ha entrado el gusanillo de la cocina después de verme pasar las horas en la cocina haciendo cositas nuevas. Siguiendo a nuestro lema, es un plato sencillo aunque tenga muchos más ingredientes de lo habitual, pero no por ello lo hace más difícil. Lo mejor de todo es que el pescado no queda seco.

Ingredientes

  • Merluza troceada
  • 1 huevo
  • 1 poco de harina
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Champiñones
  • Pimiento rojo
  • Tomate frito
  • Cebolla
  • Azúcar
  • Ajo
  • Finas hierbas

Preparación

Primero cogemos los trozos de merluza y los salpimentamos. Cogemos el pimiento rojo y lo cortamos a tiras. Ahora picamos la cebolla para que nos salgan trocitos pequeños. Ponemos el huevo en un bol y lo batimos. Ahora le añadimos la merluza y la ahogamos ahí para que se empape bien. El siguiente paso será poner en otro bol harina, para así pasar la merluza a la harina.

Calentamos el aceite en una sartén y cuando ya esté caliente ponemos la merluza dentro. No vamos a dejar que se haga del todo. Solo que se reboce un poco y lo apartamos.

Para poder hacer el sofrito, quitamos el aceite de la sartén. Echamos el pimiento y, cuando ya esté algo blando, lo acompañamos de la cebolla. Cogemos unos champiñones troceados y los añadimos también. Cuando veamos que el pimiento ya esté blando y que los champiñones ya estén dorados, añadimos el tomate frito. Le añadiremos azúcar para quitar la acidez del tomate. Lo dejamos hacerse a fuego lento y le pondremos sal, finas hierbas y ajo picado.

Cuando ya esté casi hecho, le metemos la merluza y se termina de cocinar todo junto. Luego solo quedará poner en su plato y listo para comer!

Consejos

– Si veis que el sofrito se os queda muy espeso, se puede echar vino blanco o agua. Recordar que solo un poco, tampoco es cosa de ahogarlo.

– Las cantidades son al gusto del consumidor.

– El ajo que he usado es un ajo picado ya que hay en unos botecitos en Mercadona, donde están todas las especias. Tiene un sabor muy fuerte, por eso con muy poca cantidad es suficiente.

– La cantidad de azúcar que se añade es dependiente de la tolerancia a la acidez del tomate. Probad primero sin azúcar y luego añadid pequeñas cucharaditas hasta que encontréis vuestro punto.

– El champiñón que yo he usado es uno que viene ya cortado en latitas, ya que las cantidades que vienen en las bandejas son demasiado para mí y no sé nunca qué hacer con lo que me sobra.

 

 

Gazpacho Andaluz

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aunque ya estemos terminando casi el verano, me gustaría despedirlo con una de sus receta estrella: el gazpacho andaluz. Yo no soy una mujer de cuchara (ya os daréis cuenta que las recetas con sopas serán difíciles de encontrar), pero esta receta me parece perfecta tanto batida como en una ensalada. Además es perfecta para los principiantes en la cocina.

Ingredientes

  • 3 o 4 tomates
  • Ajo picado
  • ¼ de cebolla
  • ½ pepino
  • ¼ pimiento verde
  • ¼ de un vaso de aceite
  • Vinagre
  • Migas de pan
  • Sal

Preparación

El primer paso es lavar y pelar los tomates. Luego los cortamos en daditos y lo metemos en un bol. Cogemos el pimiento, le quitamos las semillas y lo cortamos también en daditos. Pelamos el pepino y lo cortamos también igual. Lo ponemos todo dentro de un bol donde más tarde lo podamos batir.

Picamos la cebolla y lo añadimos al bol con todos los ingredientes. Echamos también el ajo picado. Deshacemos las migas de pan y las metemos también. Para finalizar ponemos el aceite, el vinagre y la sal.

Con una batidora lo batimos todo bien hasta que quede una masa sin brumos ni nada. Solo nos quedará pasarlo por un chino y ya estará listo nuestro gazpacho.

Consejos

– Recordad de quitar la piel de todo ya que si no luego se hace tan pequeña que es imposible quitarla.

– Para quitar la piel del pimiento podéis cocinarlo un poco antes, sino será prácticamente imposible de quitar.

– En la receta de gazpacho cada uno le pone las cantidades que quiere. Quizá te guste notar más el sabor del pepino y entonces le añades más, por ejemplo. Por tanto es una receta para ir repitiendo hasta que encontremos nuestro gusto.

 

 

 

Saquitos con Pechuga de Pollo y Cebolla Caramelizada

2013-07-30_14-00-261-1024x768

Este nuevo entrante va dedicado a toda la gente que me ha ayudado y asesorado sobre qué ingredientes podría ponerle. Como sabéis hace poco cociné unas empanadillas y me sobró un poco de hojaldre que hoy nos ha servido para esta nueva receta. Espero que os guste ;)

Ingredientes

  • Hojaldres sin lactosa
  • 4 pechugas de pollo finas
  • Cebolla
  • Azúcar
  • Vinagre
  • Piñones
  • Pasas
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

Cogemos la cebolla y la picamos en tiras finas (cuanto más finas sean mejor). Preparamos la sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez esté caliente echamos la cebolla.

Vamos a dejarla hacerse no con demasiado fuego, para que no se nos queme. Cuando la cebolla esté blanda le empezamos a añadir el azúcar. Con esto vamos a conseguir caramelizarla. La cantidad de azúcar depende de la cebolla lo grande que sea. Para terminar de hacer la cebolla le añadimos un poquito de vinagre de Módena.

La cebolla ahora tendrá un color más rojizo (gracias al vinagre) y la dejaremos a fuego lento. Cogemos las pechugas de pollo y la salpimentamos por ambos lados. Terminado este paso, las cortamos en tiras y las echamos en la misma sartén donde está la cebolla.

Subimos un poco el fuego hasta que la pechuga esté bastante echa. En ese momento introducimos las pasas y los piñones. En ambos casos solo ponemos un pequeño puñado. Lo dejamos hacerse unos 2 min y apagamos el fuego.

Ahora es el momento de hacer los saquitos. Precalentamos el horno a 180 grados. Cogemos el hojaldre y lo rellenamos con el relleno que hemos preparado. Recordad no pasaros porque sino no se podrá cerrar. Cuando esté cerrado lo colocamos en la bandeja del horno. Una vez terminados todos, cogemos la bandeja y la introducimos en el horno. Dejamos que se hagan durante unos 15 o 20 min. Y listos para comer!

Consejos

– Para hacer la cebolla, yo la he cortado en dos partes y luego la he cortado en finas tiras. Recordad que nada de cortar en daditos

– La cantidad de azúcar que hace falta depende de la cantidad de cebolla que hay. Sabréis que está hecha o bien comiendo un trocito o porque veréis que hace un como una salsa cuando intentas despegar los trozos.

– Tanto el vinagre como el aceite son a gusto del consumidor. Quizá ese tipo de vinagre no os guste. Si es el caso podéis usar vinagre de vino blanco.

– Los hojaldres usados son los de La Cocinera porque son los únicos que he encotrado sin lactosa. En este caso son un poco pequeños, así que por eso veréis que no están bien cerrados del todo. Sin embargo no afecta al sabor ni al resultado.

– Si no os apetece pechuga de pollo, lo podéis acompañar con espinacas y taquitos de jamón o chorizo.

– Las cantidades de piñones y de pasas es al gusto de cada uno. Yo pongo un puñadito para que no supere el sabor a otros ingredientes y así pueda hacer bien su función de contraste.

 

Por cierto! esta receta va en apoyo a la iniciativa de los agricultores de Freshvana, tienda online donde comprar frutas y verduras ecológicas, para donar una parte de su producción a comedores sociales. Con esta mención en mi blog, incrementan su donación en 20 kg. ¡Súmate!

A %d blogueros les gusta esto: