Macarrones con bechamel sin lactosa

IMG_20140923_124542540

Hoy toca receta de esas que nacen porque te aburre lo de siempre y apetece variar un poco. Recordaba que en los tiempos en los que vivía con mis hermanos mi madre solía hacer algo parecido y sabía bien. Por qué no volver a revivir un poco de mi infancia?

Ingredientes

  • Macarrones (o cualquier otro tipo de pasta)
  • Una cucharada de harina
  • 1 vaso de leche de soja o sin lactosa
  • Una cucharada sopera (que no entera) de margarina sin lactosa o vegetal
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • Bacon en tira (mirad que no lleve lactosa)
  • Una lata de atún
  • Queso rallado sin lactosa

Preparación

El primer paso es cocer la pasta. Un truco para que el agua hierva antes es echar la sal cuando el agua está caliente. Siguiendo las instrucciones del envase, mantendremos los macarrones el tiempo necesario para que estén en su punto.

Una vez hervidos les quitamos el agua con un escurridor y les echamos agua fría para que saquen el almidón (además ayuda a que no se peguen).

Vamos con la bechamel. Todo este proceso es sin dejar de mover la varilla porque si se nos queda pegado, o si se nos quema, hay que volver a hacer todo el proceso. En un cazo ponemos el vaso de leche de soja o sin lactosa y lo dejamos en el fuego a fuego medio. Cuando esté caliente (pero no hirviendo), le añadimos la margarina (la podemos precalentar en el microondas para añadirla ya derretida y así esperar menos tiempo). Espolvoreamos la harina sin dejar de remover, y una vez eliminados los grumos vamos añadiendo a nuestro gusto la nuez moscada, la pimienta y un poco de sal.

Precalentamos el horno a 18 grados. En una cazuela vamos a añadir los macarrones, una lata de atún, cogemos una tira de bacon y la cortamos en tiras más pequeñas, podemos añadir un poco de cebolla picada (esto al gusto).

Terminados añadiendo la bechamel y un poco de queso rallado por encima. Lo dejamos gratinando en el horno durante unos 10-15 min y, cuando veamos que ya está dorado por encima, lo sacamos. Preparamos las cucharas y a comer! :D

Consejos

  • El sofrito puede ser de lo que más os guste. Incluso puede ser con esos días en que te queda un trozo de jamón, un poco de pimiento…. Aprovechamos y limpiamos la nevera.
  • La cantidad de bechamel es para una persona. Si queréis hacer el plato para más personas solo hay que duplicar las cantidades.

Un comentario para la chef!