Macarrones con bechamel sin lactosa

IMG_20140923_124542540

Hoy toca receta de esas que nacen porque te aburre lo de siempre y apetece variar un poco. Recordaba que en los tiempos en los que vivía con mis hermanos mi madre solía hacer algo parecido y sabía bien. Por qué no volver a revivir un poco de mi infancia?

Ingredientes

  • Macarrones (o cualquier otro tipo de pasta)
  • Una cucharada de harina
  • 1 vaso de leche de soja o sin lactosa
  • Una cucharada sopera (que no entera) de margarina sin lactosa o vegetal
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • Bacon en tira (mirad que no lleve lactosa)
  • Una lata de atún
  • Queso rallado sin lactosa

Preparación

El primer paso es cocer la pasta. Un truco para que el agua hierva antes es echar la sal cuando el agua está caliente. Siguiendo las instrucciones del envase, mantendremos los macarrones el tiempo necesario para que estén en su punto.

Una vez hervidos les quitamos el agua con un escurridor y les echamos agua fría para que saquen el almidón (además ayuda a que no se peguen).

Vamos con la bechamel. Todo este proceso es sin dejar de mover la varilla porque si se nos queda pegado, o si se nos quema, hay que volver a hacer todo el proceso. En un cazo ponemos el vaso de leche de soja o sin lactosa y lo dejamos en el fuego a fuego medio. Cuando esté caliente (pero no hirviendo), le añadimos la margarina (la podemos precalentar en el microondas para añadirla ya derretida y así esperar menos tiempo). Espolvoreamos la harina sin dejar de remover, y una vez eliminados los grumos vamos añadiendo a nuestro gusto la nuez moscada, la pimienta y un poco de sal.

Precalentamos el horno a 18 grados. En una cazuela vamos a añadir los macarrones, una lata de atún, cogemos una tira de bacon y la cortamos en tiras más pequeñas, podemos añadir un poco de cebolla picada (esto al gusto).

Terminados añadiendo la bechamel y un poco de queso rallado por encima. Lo dejamos gratinando en el horno durante unos 10-15 min y, cuando veamos que ya está dorado por encima, lo sacamos. Preparamos las cucharas y a comer! :D

Consejos

  • El sofrito puede ser de lo que más os guste. Incluso puede ser con esos días en que te queda un trozo de jamón, un poco de pimiento…. Aprovechamos y limpiamos la nevera.
  • La cantidad de bechamel es para una persona. Si queréis hacer el plato para más personas solo hay que duplicar las cantidades.

Canelones de Atún

2013-11-05-13.01.12-1024x768

Esta es una de esas recetas que asusta por la cantidad de ingredientes que hay, y por que hay cocinar varias veces para hacer un plato. Si tenéis miedo a los fogones porque os sentís torpe os prometo que con esta receta se os van todas las dudas. La única dificultad es hacer la bechamel, pero veréis que no es nada difícil. Cocinamos?

Ingredientes

  • 4 canelones
  • 1 y ½ de harina
  • 1 y ½ de margarina sin lactosa
  • 250 ml de leche de soja o sin lactosa
  • 1 zanahoria
  • ¼ de cebolla picada
  • 1 lata de atún
  • Champiñones
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Queso rallado sin lactosa
  • Pimienta molida
  • Un chorrito de vino blanco

Preparación

Primero haremos el sofrito de dentro del canelón. Para ello ponemos en una sartén con aceite la zanahoria picada y pelada. Pensad que cuanto más pequeños sean los taquitos de zanahoria antes se cocinarán, por tanto fijaros en el color que tengan. En el momento que empiecen a dorarse, cortamos los champiñones en taquitos y los añadimos. Removemos para que no se quemen y añadimos la lata de atún. Cuando todo tenga color y el atún esté cocinado, ponemos la cebolla picada. La cebolla se cocina más rápido que todo lo demás, por esto es que lo ponemos al final.

Cuando esté casi cocinado (después de remover uno o dos minutos a fuego medio) añadimos sal y pimienta molida. Removemos para que coja gusto durante un minuto y añadimos el chorrito de vino blanco. Lo suficiente para rehogarlo (como un vasito pequeño). Dejamos que se vaya evaporando y removemos de vez en cuando. Con el vino evaporado, lo apartamos del fuego y reservamos.

Ahora vamos a poner un cazuela agua, aceite y sal. Cuando hierva añadimos la pasta de los canelones para que se cocine. Para saber cuando están en su punto mirad la caja, suele ser unos 10 o 12 minutos. Id con cuidado con el tiempo, ya que si os pasáis la pasta estará demasiado hecha y se romperán cuando le pongamos el relleno. Una vez hechos los hay que quitarlos del agua.

Vamos a hacer la bechamel. En otra cazuela ponemos la leche de soja y dejamos que hierva. En un vasito pequeño ponemos la margarina y la calentamos en el microondas para que se derrita. En el momento en que la leche esté hirviendo vamos añadiendo poco a poco la margarina. Removemos sin parar y añadimos, sin parar de remover, la harina tamizada (para tamizar recordad pasarla por un colador de rejillitas). Añadir muy poco a poco para que no se hagan grumos. Ahora ponemos sal, pimienta negra y nuez moscada. Removemos para que se mezcle bien.

En un paño limpio vamos a extender la pasta de los canelones. Vamos a precalentar el horno a 180 grados. Ponemos el relleno dentro de cada canelón y los ponemos en una cazuela pequeña. En la que os enseño en la foto pueden caber hasta 6 canelones.

2013-11-05-12.58.40-1024x768

Les echamos por encima la bechamel y ponemos un poco de queso rallado encima del todo. Lo ponemos en el horno y a gratinar. Cuando veáis que ya está gratinado, solo quedará sacar del horno y ponerlo en el plato.

Consejos

– Si veis que la bechamel esta demasiado espesa solo hay que ponerle un poco más de leche. En el caso contrario, si esta demasiado líquida, habrá que ponerle más harina.

– No os paséis con la nuez moscada u os matará el sabor de la bechamel

– Si no estáis seguros de cuanto tiempo llevan los canelones, fijaros en que estén ya flexibles del todo. Tocad un poco la pasta. Si está bastante blanda sacadlos. A la próxima mirad el tiempo ;)

– Podéis hacer de más para usarlo durante dos días o más, ya que al congelarlos no pierden el sabor tanto como otro tipo de comidas.

 

Espaguetis a la carbonara sin nata

2013-08-07-12-58-58-1024x768

Esta es mi propia variación de la receta de espaguetis a la carbonara. Como bien sabréis no podemos usar nada con lactosa y hasta que encuentre una nata que sea aceptable para mi estómago solo podré hacer esta variedad de receta.

Ingredientes

  • Spaguetis
  • Taquitos de pavo sin lactosa
  • 1 huevo
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Oregano
  • Queso rallado sin lactosa

Preparación

Ponemos el agua a hervir con un poco de aceite y sal. Ponemos los espaguetis dentro y dejamos que se vayan haciendo.

Mientras en una sartén ponemos los taquitos de pavo y los vamos dorando. Batimos el huevo y le añadimos sal y pimienta. Cuando los taquitos estén en su punto añadimos el huevo en la sartén y removemos para que no se nos quede como una tortilla.

Con los espaguetis preparados, los sacamos del agua y los metemos en la sartén. Lo removemos y le añadimos el orégano. Solo nos queda emplatar y listo!

Consejos

– Las cantidades son al gusto del consumidor. Yo consumo poco, pero cada soltero es un mundo.

– Para hacer los taquitos de pavo recuerda hacerlos a fuego medio bajo. Si no se van a quemar muy pronto por fuera y no estarán sabrosos.

– Si no quieres taquitos de pavo puedes utilizas tiras de bacon, como en el original, pero recordad en ambos casos mirar antes que no contenga lactosa.

– Si queréis le podéis poner queso rallado por encima, siempre sin lactosa. Uno de los que yo uso es del Mercadona.

Pasta con Baicon y Manzana

2013-05-07_13-02-441-1024x768

Siempre he leído que hay que comer 5 raciones de fruta y verdura al día, pero no sabia de qué manera introducir la fruta en mi vida. Un día fui a comer a un restaurante con mis padres y probé este planto del que me quedé encantada al instante. Así que este plato es para todos aquellos que no os gusta comer fruta a bocados, sino que esté rodeada de otros sabores.

Ingredientes

  • Pasta
  • ½ manzana
  • 50 g de bacon sin lactosa (revisa la etiqueta siempre)
  • 50 g de champiñones
  • ¼ de cebolla
  • Aceite
  • Sal
  • Orégano
  • Queso rallado sin lactosa

Preparacion

Empezamos cortando el bacon en tiras. Ponemos la sartén al fuego con un poco de aceite y lo freímos. Retiramos el bacon. Cogemos los champiñones y los cortamos también a tiras y lo introducimos dentro del mismo aceite del bacon. Lo freímos también hasta que esté dorado y lo reservamos en compañía del bacon. Picamos la cebolla y la freímos un poco y la dejamos también reservada.

Ahora con la media manzana la cortamos a dados, con piel incluida, y la ponemos con el mismo aceite. La dejamos a fuego lento para que se vaya haciendo. Mientras ponemos la pasta a hervir (con agua, aceite y sal).

Con la pasta ya en su punto y la manzana blandita, lo ponemos todo en la sartén y lo mezclamos todo durante 2 o 3 minutos.

Una vez en el plato le ponemos el orégano y el queso rallado.

Consejos

– Para saber si el bacon está hecho, fijaros que la zona de la grasa este blanda y que la carne tenga un color rosa más subido.

– No pongáis mucha cantidad de aceite, ya que el bacon por sí mismo suelta su grasa y hace que tengamos más aceite. A mí no me gusta que las cosas queden aceitosas, así que en el último paso, cuando ponemos ya todo junto en la sartén, quito todo el aceite que pueda y que no se me quede pegado nada.

– ¿Qué hacer con la otra media manzana? Pues puedes comértela como postre, en compañía de otra pieza de fruta, o hacerte una pequeña macedonia.

– ¿Qué hacer con la cebolla que me sobra? Yo la suelo picar toda y guardarla en un tupper en el congelador. Cuando me hace falta tiro de ahí.

– Si no os gusta la cebolla podéis probar con cebolletas.

– La manzana que yo he usado es una manzana verde, pero eso es siempre al gusto del consumidor. Si no os gustan podéis poner de la que más os guste.

– La pasta que podéis poner es cualquiera, en mi caso he usado spaguettis, pero hacerlo con todos los tipos de pasta que existen.

A %d blogueros les gusta esto: