Kebab casero con pechuga de pollo

IMG_20141104_123751779

Visteis la receta de la Salsa de Kebab? Es que había algo más jajaja. Aquí está mi versión de un kebab casero con pechuga (que al menos sé seguro que es pechuga).

Ingredientes

  • 1 pechuga (o dos si es muy pequeña)
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Un poco de curry (al gusto)
  • Tomate
  • Lechuga
  • Cebolla picada
  • Salsa kebab sin lactosa
  • Pan de pita

Preparación

Sacamos de la nevera la salsa kebab para que no esté demasiado fría. Salpimentamos la pechuga y la echamos en la sartén. Echamos la cebolla picada y, en la propia sartén, le añadimos el curry hasta encontrar el punto que buscamos (hay quien le gusta más o menos).

Sacamos la pechuga y la cebolla, y la troceamos en un plato. Le añadimos en ese plato la lechuga y el tomate y echamos por encima la salsa kebab sin lactosa.

IMG_20141104_123454928

En una tostadora tostamos el pan de pita y cortamos por la zona marcada. Cuidado cuando abramos el pan porque tendrá vapor en su interior.

Con una cuchara nos ayudamos para ir introduciendo los productos dentro del pan de pita y, si queremos, le podemos añadir un poco más de salsa. Y listo para comer!

Consejos

  • Si es la primera vez que tomáis curry, mi consejo es que añadáis poco. Luego ya podéis ir poniendo más o menos, pero si no puede resultaros demasiado fuerte.
  • La lechuga que yo he puesto es de una bolsa, pero podéis añadirle lo que más os guste. Incluso podéis añadir la cebolla sin cocinar.
  • Cuidado al añadir el producto en el pan de pita porque puede romperse. Las cosas siempre se hacen mejor despacio.
  • Si no os gusta la pechuga, puede ser cualquier tipo de carne. Podéis cocinarla de cualquier manera posible, incluso solo salpimentando, y añadirla al pan de pita.

Lasaña de Pan de Molde

2014-01-14-13.09.09-1024x768

 

Hace un año si me dicen de comer pan de molde lo hubiera tirado a la cabeza de cualquiera. Cuando viví en Londres lo comía durante cada día y lo odie a muerte cuando volví a España. Sin embargo, que bien viene un trozo de pan de molde cuando no sabes que cocinar! Jaja.

Ingredientes

  • 1 vaso de leche de soja
  • 25 gr de margarina sin lactosa (aunque sea vegetal mirad antes de comprar)
  • 1 cucharada de harina
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Nuez moscada
  • Champiñones
  • Tacos de jamón york sin lactosa
  • 1 zanahoria
  • Tomate frito
  • 3 rebanadas de pan de molde (mirad primero que no contenga lactosa)

 

Preparación

Empezamos por hacer el sofrito. Ponemos un poco de margarina, en vez de aceite, en una sartén. Cuando ya esté derretida, añadimos los champiñones. Pasados unos minutos añadimos el jamón. Removemos, y añadimos la zanahoria rallada. Una vez listo, lo apartamos del fuego.

Vamos a hacer la bechamel. En un cazo ponemos primero los 25 gr de margarina. Dejamos que se derrita y añadimos la harina. Removemos con una batidora de mano para que no se nos hagan grumos. Añadimos poco a poco la leche de soja, sin dejar de remover en todo el proceso.

Para finalizar, ponemos la sal, la pimienta molida y la nuez moscada. Comprobamos que esta en nuestro punto y removemos durante unos 5-10 mi, hasta que espese.

Ahora vamos a poner en una bandeja el pan de molde sin corteza (se la cortamos antes y ya esta). Si vemos que nos quedan huecos, solo debemos añadir más pan. Ponemos el tomate frito encima de las rebanadas hasta que quede una buena capa de tomate.

Ponemos por encima el sofrito, la bechamel y un poco de queso rallado sin lactosa. Lo añadimos al horno previamente recalentado a 180ºC y lo dejamos gratinar.

Solo nos quedaría sacarlo y servir. Bon appetit!

Consejos

– Si no queréis tacos de jamón, se puede usar carne picada. Y así con todos los ingredientes del sofrito, ya que cada uno tiene un gusto.

– Si la bechamel esta demasiado líquida, se le puede añadir un poco más de harina. Pero recordad siempre remover, ya que si se quema por debajo dejará de estar buena y habrá que repetirla.

– Si no queréis usar margarina para hacer el sofrito, podéis usar aceite. Yo prefiero la margarina porque le da otro punto de sabor.

– La zanahoria puede ir rallada o a dados o como queráis. Yo la he hecho así porque se hace antes y se encuentra menos su sabor.

– El pan de molde que he usado es el de Mercadona y la margarina es la de flora. Podéis usar mantequilla si os gusta más, pero tened en cuenta siempre mirar si contiene lactosa o no.

Guiso de pollo

1389612358716-1024x768

Porque en esos días grises y apagados apetece tanto un platito calentito, con su caldito, su trocito de carne, sus verduritas,….? Hoy toca un buen guiso que caliente el cuerpo y nos dé energías para terminar el día.

Ingredientes

  • 1 o 2 muslos de pollo
  • ½ patata
  • ½ cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 pellizco de guisantes
  • 3 o 4 albóndigas
  • 2 hojas de laurel
  • Sal
  • Pimienta
  • Pimentón dulce
  • Champiñones
  • ½ tomate

Preparación

Empezamos preparando las verduras. Cortamos en daditos la zanahoria y la patata; y en láminas la cebolla y el tomate. Recordad que los dados de patata no deben ser más grandes que vuestro dedo gordo. Para que suelte el almidón, ponemos la patata en agua.

En un cazuela ponemos aceite y doramos los muslitos de pollo. Una vez hechos, le añadimos la zanahoria, los champiñones, la cebolla y el tomate. Ponemos una cucharadita de pimiento dulce. Añadimos un vasito de vino blanco para darle sabor. Lo removemos hasta que se nos haga todo.

Llegados a este punto ponemos agua para cubrirlo todo. Ponemos las patatas previamente troceadas, las hojas de laurel, las albóndigas y se añade sal. Pasados unos 10 min podemos probar el agua para saber como vamos de punto de sal y añadirme más o dejarlo como esta.

Pasados 5 min añadimos los guisantes y los dejamos a fuego medio-bajo durante 30 min.

Consejos

– Si queréis que el caldo os quede más espeso, podéis añadir un poco de maicena (siempre ayuda a espesarlo todo)

– Yo uso champiñones en lata, así que con ½ o ¼ hay bastante. Si no queréis de lata, podéis usar dos champiñones y cortarlos en láminas. Recordad de hacerlos un poco antes de hacer los muslos y retiralos. Con esto quitaremos el exceso de agua que pueden soltar.

 

 

 

Hamburguesa de Pechuga de pollo

2014-01-07-12.39.04-1024x768

 

Una receta fácil, MUY fácil, que además de sana nos viene perfecta para empezar a quitarnos esos kilitos ganados estas navidades. Además se le puede poner de complemento lo que deseemos.

Ingredientes

  • 1 o 2 trozos de pechuga de pollo
  • Pan de hamburguesa (mirad que no contenga lactosa)
  • Lechuga
  • 2 rodajas de tomate
  • Aceite
  • Pimienta
  • Sal
  • Ketchup o Mayonesa
  • Queso en lonchas sin lactosa

Preparación

Secamos la pechuga de pollo con papel de cocina y luego la salpimentamos. Calentamos la sartén con aceite y doramos la pechuga.

Abrimos el pan de hamburguesa y lo calentamos en una tostadora. Solo será un poco para que tenga un punto crujiente.

Le añadimos el queso sin lactosa, la lechuga y el tomate. Ponemos la pechuga de pollo y le añadimos la salsa que deseemos. Y listo!

Consejos

– En este caso no hay ningún consejo. Solo disfrutar de la receta y que la imaginación mande ;)

Pollo con Almendras

2013-12-04-21.17.36-1024x768

Esta receta me la dio mi cuñada hace mucho tiempo, pero nunca he encontrado tiempo para ir a comprar salsa de soja. No es porque no sepa donde se encuentra, sino porque no sabía que otros usos hacerle.

Para hacer la receta solo nos hace falta tiempo, ya que para cocinar solo nos hace falta una sartén. Como siempre, nada difícil.

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • Almendras
  • Sal
  • Salsa de soja
  • Vinagre blanco
  • Vino blanco
  • Pimienta
  • Agua

Preparación

Antes que nada toca descongelar la pechuga de pollo (preferiblemente al tiempo, porque si la descongelamos con el microondas podemos cocinarla un poco sin querer). Cuando esté descongelado debemos salpimentarlo por ambos lados y lo metemos dentro de un recipiente. Añadimos un vasito pequeño de salsa de soja y de vinagre blanco hasta que quede rehogado. Lo tapamos con papel transparente y lo guardamos en la nevera durante 4 horas.

Pasadas las 4 horas lo sacamos de la nevera y empezamos a preparar el sofrito. Primero se calientan las almendra y se guardan. Cortamos en tiras el pimiento y la zanahoria. La cebolla la cortaremos en dados como nuestro dedo gordo. Echamos todo en una sartén con aceite y dejamos que se doren un poco.

Troceamos el pollo y lo añadimos a la sartén. Cuando el pollo esté hecho le añadimos un vaso de agua para que lo cubra todo (si hace falta más pues se le pone un poquito más) y echamos un chorrito de vino blanco. Añadimos las almendras y dejamos que se vaya evaporando el agua.

Cuando ya esté casi evaporado todo le añadimos un poquito de la mezcla que hemos hecho para la pechuga (la de salsa de soja y vinagre) y dejamos todo unos 10 o 15 min más.

Solo nos queda sacarlo de la sartén y servirlo.

Consejos

– Si os sabe demasiado a vinagre (o simplemente no os gusta) podéis quitarlo.

– El tiempo que puede estar en la nevera es mínimo esas 4 horas. Si lo queréis preparar para comer al día siguiente, podéis mantenerlo en la nevera toda la noche.

– El pimiento verde es al gusto. Podéis poner uno entero o medio o un cuarto. La zanahoria puede ser pequeña, mediana o grande. Escoged al gusto.

– La salsa de soja la podéis encontrar en cualquier supermercado, hipermercado,… en cualquier parte ;)

 

 

 

Pechugas con Nata sin lactosa y Champiñones

mail.google.com

 

Como sabéis mis manos no son aún los de una cocinera profesional, así que voy creciendo poco a poco. Os lo digo por que vais a ver que, por ejemplo, en esta receta os digo que tenéis que picar muy bien la cebolla y veréis que los trozos no son tan pequeños como deberían. Así que ya sabéis, lo que no sale bien a la primera, saldrá perfecto a la décima.

Ingredientes

  • 2 filetes de pechuga
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite
  • ¼ de cebolla
  • Dos o tres champiñones
  • 75 cl de nata líquida vegetal o sin lactosa
  • Un vasito de vino blanco para cocinar

Preparación

El primer paso es salpimentar los filetes de pechuga. Ponemos la sartén al fuego con un chorrito de aceite. Con una cucharada es más que bastante. Doramos las pechugas y las retiramos del fuego.

Ahora troceamos muy bien el champiñón. Troceamos muy bien la cebolla. Añadimos estos dos ingredientes en la sartén previamente usada, y dejamos que se vayan haciendo.

Cuando estén en su punto (que la cebolla ya no esté dura y el champiñón algo dorado) le añadimos el vino blanco. Y dejamos que se evapore. Puede tardar unos 3-5 min.

Bajamos el fuego a fuego medio-bajo y añadimos la nata líquida sin lactosa o vegetal. Esperamos unos 3 o 4 min a que espese un poco y añadimos los filetes de pechuga para que terminen de hacerse con la mezcla.

Después de unos 2 o 3 min, solo queda servir y listo para comer.

Consejos

– Recordad lo que os he dicho al principio. No es malo que no esté muy picado, pero se mezcla mejor con la nata.

– Yo he añadido unas ramitas de cebollino. No es necesario, pero puede darle otro punto de sabor.

– He usado nata vegetal porque la nata sin lactosa no me sentaba muy bien. Si en vuestro caso no tenéis ningún problema podéis usarla.

 

 

Pechugas de pollo con salsa de miel y limón

2013-08-05-20-31-04-1024x768

Como sabréis me cuesta horrores comer frutas y las tengo que esconder per a poder pegarles bocados. Con esta receta tomamos el zumo de un limón y añadimos de esa manera una de las 5 frutas y verduras que hacen falta al día.

Esta receta nace del cansancio de comer pechuga con kétchup; porque sí, se pueden añadir otros ingredientes para hacerla sabrosa. Como siempre, receta fácil y sencilla para poder cocinar cualquiera.

Ingredientes

  • 2 trozos de pechuga
  • 3 cucharadas de miel
  • 1 limón
  • 1 patata
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva

Preparación

Empecemos esta receta haciendo zumo de limón con el limón. En un bol ponemos el zumo de limón, las 3 cucharas de miel, la pizca de sal y un poco de aceite de oliva. Con todos los ingredientes juntos, vamos a mezclarlos bien.

Una vez mezclado cogemos las pechugas de pollo y las cortamos en tiras. Ponemos la pechuga en el bol y lo mojamos bien. En este momento tapamos el bol y lo dejamos en la nevera entre media hora y una hora entera.

2013-08-05-20-13-13-1024x768

Pelamos la patata y la cortamos en tiras. Lo dejamos en agua durante unos 15 min para que suelte el almidón.

Ponemos aceite en una sartén y cuando esté caliente metemos las tiras de patata para freírlas. Terminadas de freír la ponemos en un plato con un papel absorbente y las dejamos de lado mientras van perdiendo el exceso de aceite.

Quitamos el aceite de la sartén y ponemos los trozos de pechuga ahora en ella a fuego medio. Cuando estén hechos (que no dorados) metemos la mezcla del bol en la sartén. El siguiente proceso es dejar que se vaya evaporando la mezcla hasta que quede la salsa de miel.

Solo nos queda emplatar y listo!

Consejos

– Si vais a hacer más trozos de pechuga recordad añadir más cantidad de miel y zumo de limón.

– Recordad de no poner los trozos de patata con aceite hirviendo. Si esta muy caliente os salpicará mucho.

– No os paséis con la cantidad de pechuga y salsa. Al ser miel es muy dulzón y se puede hacer pesado comer.

– Yo he usado patatas para acompañar pero podéis poner cualquier otra cosa como, por ejemplo, verduras salteadas.

A %d blogueros les gusta esto: