Kebab casero con pechuga de pollo

IMG_20141104_123751779

Visteis la receta de la Salsa de Kebab? Es que había algo más jajaja. Aquí está mi versión de un kebab casero con pechuga (que al menos sé seguro que es pechuga).

Ingredientes

  • 1 pechuga (o dos si es muy pequeña)
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Un poco de curry (al gusto)
  • Tomate
  • Lechuga
  • Cebolla picada
  • Salsa kebab sin lactosa
  • Pan de pita

Preparación

Sacamos de la nevera la salsa kebab para que no esté demasiado fría. Salpimentamos la pechuga y la echamos en la sartén. Echamos la cebolla picada y, en la propia sartén, le añadimos el curry hasta encontrar el punto que buscamos (hay quien le gusta más o menos).

Sacamos la pechuga y la cebolla, y la troceamos en un plato. Le añadimos en ese plato la lechuga y el tomate y echamos por encima la salsa kebab sin lactosa.

IMG_20141104_123454928

En una tostadora tostamos el pan de pita y cortamos por la zona marcada. Cuidado cuando abramos el pan porque tendrá vapor en su interior.

Con una cuchara nos ayudamos para ir introduciendo los productos dentro del pan de pita y, si queremos, le podemos añadir un poco más de salsa. Y listo para comer!

Consejos

  • Si es la primera vez que tomáis curry, mi consejo es que añadáis poco. Luego ya podéis ir poniendo más o menos, pero si no puede resultaros demasiado fuerte.
  • La lechuga que yo he puesto es de una bolsa, pero podéis añadirle lo que más os guste. Incluso podéis añadir la cebolla sin cocinar.
  • Cuidado al añadir el producto en el pan de pita porque puede romperse. Las cosas siempre se hacen mejor despacio.
  • Si no os gusta la pechuga, puede ser cualquier tipo de carne. Podéis cocinarla de cualquier manera posible, incluso solo salpimentando, y añadirla al pan de pita.

Macarrones con bechamel sin lactosa

IMG_20140923_124542540

Hoy toca receta de esas que nacen porque te aburre lo de siempre y apetece variar un poco. Recordaba que en los tiempos en los que vivía con mis hermanos mi madre solía hacer algo parecido y sabía bien. Por qué no volver a revivir un poco de mi infancia?

Ingredientes

  • Macarrones (o cualquier otro tipo de pasta)
  • Una cucharada de harina
  • 1 vaso de leche de soja o sin lactosa
  • Una cucharada sopera (que no entera) de margarina sin lactosa o vegetal
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • Bacon en tira (mirad que no lleve lactosa)
  • Una lata de atún
  • Queso rallado sin lactosa

Preparación

El primer paso es cocer la pasta. Un truco para que el agua hierva antes es echar la sal cuando el agua está caliente. Siguiendo las instrucciones del envase, mantendremos los macarrones el tiempo necesario para que estén en su punto.

Una vez hervidos les quitamos el agua con un escurridor y les echamos agua fría para que saquen el almidón (además ayuda a que no se peguen).

Vamos con la bechamel. Todo este proceso es sin dejar de mover la varilla porque si se nos queda pegado, o si se nos quema, hay que volver a hacer todo el proceso. En un cazo ponemos el vaso de leche de soja o sin lactosa y lo dejamos en el fuego a fuego medio. Cuando esté caliente (pero no hirviendo), le añadimos la margarina (la podemos precalentar en el microondas para añadirla ya derretida y así esperar menos tiempo). Espolvoreamos la harina sin dejar de remover, y una vez eliminados los grumos vamos añadiendo a nuestro gusto la nuez moscada, la pimienta y un poco de sal.

Precalentamos el horno a 18 grados. En una cazuela vamos a añadir los macarrones, una lata de atún, cogemos una tira de bacon y la cortamos en tiras más pequeñas, podemos añadir un poco de cebolla picada (esto al gusto).

Terminados añadiendo la bechamel y un poco de queso rallado por encima. Lo dejamos gratinando en el horno durante unos 10-15 min y, cuando veamos que ya está dorado por encima, lo sacamos. Preparamos las cucharas y a comer! :D

Consejos

  • El sofrito puede ser de lo que más os guste. Incluso puede ser con esos días en que te queda un trozo de jamón, un poco de pimiento…. Aprovechamos y limpiamos la nevera.
  • La cantidad de bechamel es para una persona. Si queréis hacer el plato para más personas solo hay que duplicar las cantidades.

Rollito de Ensalada con Crêpe sin lactosa

 

IMG_20140426_123138386-1024x575

Empieza la temporada de ensaladas! Adiós quedaron los platos abundantes y calientes. Hoy mostrar otra manera diferente de comerse una ensalada y a la vez comer algo que solo se conoce por formar parte en los postres. Vivan las mezclas que parecen imposibles y que saben tan bien juntas! :D

Ingredientes

  • Lechuga
  • Tomate
  • 1 zanahoria mediana
  • 1 pera
  • Jamón cocido sin lactosa
  • Queso rallado sin lactosa
  • Sal
  • Aceite
  • Vinagre

Preparación

El primer paso es hacer los Crêpes siguiendo la receta. En este caso no vamos a añadirle vainilla porque al final de cada mordisco se nos quedará ese sabor y no resulta para nada agradable.

Ahora lavamos la lechuga y la ponemos en un bol. Cogemos una zanahoria y la rallamos (lo podemos hacer con el propio pelador, si lo usais) y lo metemos en el bol. Cortamos un poco de tomate en láminas y lo añadimos al bol. Cogemos un trozo de jamón york, o jamón cocido, lo cortamos en taquitos y lo metemos en el bol. Fijaros siempre antes de comprarlo que no contenga lactosa. Pelamos una pera, la cortamos y la cortamos en daditos pequeños. La añadimos al bol con todo lo demás.

Añadimos un poco de queso rallado sin lactosa y un par de almendras para que nos aporte un poco de calcio, y todo al bol. Lo aliñamos con un poco de sal, aceite de oliva y vinagre. El vinagre hay de muy variados sabores, si podéis usad cualquiera que le de un toque aromático.

Cogemos unos de los crêpes, que ya estarán a temperatura ambiente, y les añadimos en el centro la mezcla de la ensalada. Lo enrollamos y listos para ser comidos!

Consejos

– Si queréis, también se puede aliñar la ensalada con un poco de salsa de yogur. Aquí está la receta.

– El relleno del crêpe puede cambiar dependiendo del gusto de cada persona. Yo he puesto pera, por ejemplo, pero se puede cambiar por manzana. Tened solo en cuenta el grado de acidez de cada fruta.

– Añadid siempre frutos secos en la ensalada. Es una manera muy sencilla de aportar calcio, hierro, fósforo… a nuestro cuerpo y además así cuidamos de no abusar.

Lasaña de Pan de Molde

2014-01-14-13.09.09-1024x768

 

Hace un año si me dicen de comer pan de molde lo hubiera tirado a la cabeza de cualquiera. Cuando viví en Londres lo comía durante cada día y lo odie a muerte cuando volví a España. Sin embargo, que bien viene un trozo de pan de molde cuando no sabes que cocinar! Jaja.

Ingredientes

  • 1 vaso de leche de soja
  • 25 gr de margarina sin lactosa (aunque sea vegetal mirad antes de comprar)
  • 1 cucharada de harina
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Nuez moscada
  • Champiñones
  • Tacos de jamón york sin lactosa
  • 1 zanahoria
  • Tomate frito
  • 3 rebanadas de pan de molde (mirad primero que no contenga lactosa)

 

Preparación

Empezamos por hacer el sofrito. Ponemos un poco de margarina, en vez de aceite, en una sartén. Cuando ya esté derretida, añadimos los champiñones. Pasados unos minutos añadimos el jamón. Removemos, y añadimos la zanahoria rallada. Una vez listo, lo apartamos del fuego.

Vamos a hacer la bechamel. En un cazo ponemos primero los 25 gr de margarina. Dejamos que se derrita y añadimos la harina. Removemos con una batidora de mano para que no se nos hagan grumos. Añadimos poco a poco la leche de soja, sin dejar de remover en todo el proceso.

Para finalizar, ponemos la sal, la pimienta molida y la nuez moscada. Comprobamos que esta en nuestro punto y removemos durante unos 5-10 mi, hasta que espese.

Ahora vamos a poner en una bandeja el pan de molde sin corteza (se la cortamos antes y ya esta). Si vemos que nos quedan huecos, solo debemos añadir más pan. Ponemos el tomate frito encima de las rebanadas hasta que quede una buena capa de tomate.

Ponemos por encima el sofrito, la bechamel y un poco de queso rallado sin lactosa. Lo añadimos al horno previamente recalentado a 180ºC y lo dejamos gratinar.

Solo nos quedaría sacarlo y servir. Bon appetit!

Consejos

– Si no queréis tacos de jamón, se puede usar carne picada. Y así con todos los ingredientes del sofrito, ya que cada uno tiene un gusto.

– Si la bechamel esta demasiado líquida, se le puede añadir un poco más de harina. Pero recordad siempre remover, ya que si se quema por debajo dejará de estar buena y habrá que repetirla.

– Si no queréis usar margarina para hacer el sofrito, podéis usar aceite. Yo prefiero la margarina porque le da otro punto de sabor.

– La zanahoria puede ir rallada o a dados o como queráis. Yo la he hecho así porque se hace antes y se encuentra menos su sabor.

– El pan de molde que he usado es el de Mercadona y la margarina es la de flora. Podéis usar mantequilla si os gusta más, pero tened en cuenta siempre mirar si contiene lactosa o no.

Guiso de pollo

1389612358716-1024x768

Porque en esos días grises y apagados apetece tanto un platito calentito, con su caldito, su trocito de carne, sus verduritas,….? Hoy toca un buen guiso que caliente el cuerpo y nos dé energías para terminar el día.

Ingredientes

  • 1 o 2 muslos de pollo
  • ½ patata
  • ½ cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 pellizco de guisantes
  • 3 o 4 albóndigas
  • 2 hojas de laurel
  • Sal
  • Pimienta
  • Pimentón dulce
  • Champiñones
  • ½ tomate

Preparación

Empezamos preparando las verduras. Cortamos en daditos la zanahoria y la patata; y en láminas la cebolla y el tomate. Recordad que los dados de patata no deben ser más grandes que vuestro dedo gordo. Para que suelte el almidón, ponemos la patata en agua.

En un cazuela ponemos aceite y doramos los muslitos de pollo. Una vez hechos, le añadimos la zanahoria, los champiñones, la cebolla y el tomate. Ponemos una cucharadita de pimiento dulce. Añadimos un vasito de vino blanco para darle sabor. Lo removemos hasta que se nos haga todo.

Llegados a este punto ponemos agua para cubrirlo todo. Ponemos las patatas previamente troceadas, las hojas de laurel, las albóndigas y se añade sal. Pasados unos 10 min podemos probar el agua para saber como vamos de punto de sal y añadirme más o dejarlo como esta.

Pasados 5 min añadimos los guisantes y los dejamos a fuego medio-bajo durante 30 min.

Consejos

– Si queréis que el caldo os quede más espeso, podéis añadir un poco de maicena (siempre ayuda a espesarlo todo)

– Yo uso champiñones en lata, así que con ½ o ¼ hay bastante. Si no queréis de lata, podéis usar dos champiñones y cortarlos en láminas. Recordad de hacerlos un poco antes de hacer los muslos y retiralos. Con esto quitaremos el exceso de agua que pueden soltar.

 

 

 

Hamburguesa de Pechuga de pollo

2014-01-07-12.39.04-1024x768

 

Una receta fácil, MUY fácil, que además de sana nos viene perfecta para empezar a quitarnos esos kilitos ganados estas navidades. Además se le puede poner de complemento lo que deseemos.

Ingredientes

  • 1 o 2 trozos de pechuga de pollo
  • Pan de hamburguesa (mirad que no contenga lactosa)
  • Lechuga
  • 2 rodajas de tomate
  • Aceite
  • Pimienta
  • Sal
  • Ketchup o Mayonesa
  • Queso en lonchas sin lactosa

Preparación

Secamos la pechuga de pollo con papel de cocina y luego la salpimentamos. Calentamos la sartén con aceite y doramos la pechuga.

Abrimos el pan de hamburguesa y lo calentamos en una tostadora. Solo será un poco para que tenga un punto crujiente.

Le añadimos el queso sin lactosa, la lechuga y el tomate. Ponemos la pechuga de pollo y le añadimos la salsa que deseemos. Y listo!

Consejos

– En este caso no hay ningún consejo. Solo disfrutar de la receta y que la imaginación mande ;)

Pollo con Almendras

2013-12-04-21.17.36-1024x768

Esta receta me la dio mi cuñada hace mucho tiempo, pero nunca he encontrado tiempo para ir a comprar salsa de soja. No es porque no sepa donde se encuentra, sino porque no sabía que otros usos hacerle.

Para hacer la receta solo nos hace falta tiempo, ya que para cocinar solo nos hace falta una sartén. Como siempre, nada difícil.

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • Almendras
  • Sal
  • Salsa de soja
  • Vinagre blanco
  • Vino blanco
  • Pimienta
  • Agua

Preparación

Antes que nada toca descongelar la pechuga de pollo (preferiblemente al tiempo, porque si la descongelamos con el microondas podemos cocinarla un poco sin querer). Cuando esté descongelado debemos salpimentarlo por ambos lados y lo metemos dentro de un recipiente. Añadimos un vasito pequeño de salsa de soja y de vinagre blanco hasta que quede rehogado. Lo tapamos con papel transparente y lo guardamos en la nevera durante 4 horas.

Pasadas las 4 horas lo sacamos de la nevera y empezamos a preparar el sofrito. Primero se calientan las almendra y se guardan. Cortamos en tiras el pimiento y la zanahoria. La cebolla la cortaremos en dados como nuestro dedo gordo. Echamos todo en una sartén con aceite y dejamos que se doren un poco.

Troceamos el pollo y lo añadimos a la sartén. Cuando el pollo esté hecho le añadimos un vaso de agua para que lo cubra todo (si hace falta más pues se le pone un poquito más) y echamos un chorrito de vino blanco. Añadimos las almendras y dejamos que se vaya evaporando el agua.

Cuando ya esté casi evaporado todo le añadimos un poquito de la mezcla que hemos hecho para la pechuga (la de salsa de soja y vinagre) y dejamos todo unos 10 o 15 min más.

Solo nos queda sacarlo de la sartén y servirlo.

Consejos

– Si os sabe demasiado a vinagre (o simplemente no os gusta) podéis quitarlo.

– El tiempo que puede estar en la nevera es mínimo esas 4 horas. Si lo queréis preparar para comer al día siguiente, podéis mantenerlo en la nevera toda la noche.

– El pimiento verde es al gusto. Podéis poner uno entero o medio o un cuarto. La zanahoria puede ser pequeña, mediana o grande. Escoged al gusto.

– La salsa de soja la podéis encontrar en cualquier supermercado, hipermercado,… en cualquier parte ;)

 

 

 

Papillote de Pescado

2013-12-02-20.12.26-1024x768

Hoy no toca una receta, solo es una técnica de cocinar que consigue que tanto los pescados, como la carne, tengan un gusto mucho más agradable y menos seco. Muchísimo menos seco! Solo os harán falta unos 15 min y tendréis la comida de un rey.

Ingredientes

  • Papel de aluminio
  • Pescado
  • Verduras
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Aceite de oliva
  • Ajo picado
  • Tomillo
  • Una rodaja de limón

Preparación

El primer paso es tener el pescado descongelado, por lo que lo sacamos del congelador unas 2 horas. Este tiempo puede variar de la época del año. Si es verano, es preferible dejarlo descongelarse en la nevera.

Precalentamos el horno a 180º. Vamos con las verduras. En mi caso, he usado un revuelto de verduras que vienen congeladas. Por tanto, lo he cocinado antes un poco en la sartén, sin aceite, y que se fuera cocinando con su propio vapor. Si queréis usar verduras frescas este paso no habría que hacerlo. Cortad las verduras que deseéis y guardad.

Cogemos un trozo de papel de aluminio suficientemente grande para que nos quepa el pescado y las verduras. Ponemos encima de él el pescado ya descongelado. Lo salpimentamos, le añadimos un chorrito de aceite de oliva (o de mantequilla), le ponemos el tomillo, ajo picado y ponemos la rodaja de limón encima.

2013-12-02-19.54.18-1024x768

Ponemos las verduras (cocinadas o no) también dentro del papel de aluminio. Lo cerramos todo bien para que no salga nada de aire y lo metemos en el horno. Con esta técnica conseguimos que se cocine con el propio vapor que desprende.

Lo mantenemos durante unos 15 o 20 min y lo sacamos. Y listo para comer!

Consejos

– En mi caso he usado merluza, pero puede ser cualquier pescado.

– Si os gusta, podéis exprimirle el zumo a la rodaja de limón y ponerla por encima del pescado.

– Si cuando lo sacáis no está terminado del todo, solo hace falta ponerlo de nuevo en el horno, cerrado otra vez, durante unos minutos más.

– Para mi gusto sabe mejor con aceite de oliva, pero como para gustos hay colores, podéis intentarlo con la mantequilla o la margarina.

 

 

 

 

Canelones de Atún

2013-11-05-13.01.12-1024x768

Esta es una de esas recetas que asusta por la cantidad de ingredientes que hay, y por que hay cocinar varias veces para hacer un plato. Si tenéis miedo a los fogones porque os sentís torpe os prometo que con esta receta se os van todas las dudas. La única dificultad es hacer la bechamel, pero veréis que no es nada difícil. Cocinamos?

Ingredientes

  • 4 canelones
  • 1 y ½ de harina
  • 1 y ½ de margarina sin lactosa
  • 250 ml de leche de soja o sin lactosa
  • 1 zanahoria
  • ¼ de cebolla picada
  • 1 lata de atún
  • Champiñones
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Queso rallado sin lactosa
  • Pimienta molida
  • Un chorrito de vino blanco

Preparación

Primero haremos el sofrito de dentro del canelón. Para ello ponemos en una sartén con aceite la zanahoria picada y pelada. Pensad que cuanto más pequeños sean los taquitos de zanahoria antes se cocinarán, por tanto fijaros en el color que tengan. En el momento que empiecen a dorarse, cortamos los champiñones en taquitos y los añadimos. Removemos para que no se quemen y añadimos la lata de atún. Cuando todo tenga color y el atún esté cocinado, ponemos la cebolla picada. La cebolla se cocina más rápido que todo lo demás, por esto es que lo ponemos al final.

Cuando esté casi cocinado (después de remover uno o dos minutos a fuego medio) añadimos sal y pimienta molida. Removemos para que coja gusto durante un minuto y añadimos el chorrito de vino blanco. Lo suficiente para rehogarlo (como un vasito pequeño). Dejamos que se vaya evaporando y removemos de vez en cuando. Con el vino evaporado, lo apartamos del fuego y reservamos.

Ahora vamos a poner un cazuela agua, aceite y sal. Cuando hierva añadimos la pasta de los canelones para que se cocine. Para saber cuando están en su punto mirad la caja, suele ser unos 10 o 12 minutos. Id con cuidado con el tiempo, ya que si os pasáis la pasta estará demasiado hecha y se romperán cuando le pongamos el relleno. Una vez hechos los hay que quitarlos del agua.

Vamos a hacer la bechamel. En otra cazuela ponemos la leche de soja y dejamos que hierva. En un vasito pequeño ponemos la margarina y la calentamos en el microondas para que se derrita. En el momento en que la leche esté hirviendo vamos añadiendo poco a poco la margarina. Removemos sin parar y añadimos, sin parar de remover, la harina tamizada (para tamizar recordad pasarla por un colador de rejillitas). Añadir muy poco a poco para que no se hagan grumos. Ahora ponemos sal, pimienta negra y nuez moscada. Removemos para que se mezcle bien.

En un paño limpio vamos a extender la pasta de los canelones. Vamos a precalentar el horno a 180 grados. Ponemos el relleno dentro de cada canelón y los ponemos en una cazuela pequeña. En la que os enseño en la foto pueden caber hasta 6 canelones.

2013-11-05-12.58.40-1024x768

Les echamos por encima la bechamel y ponemos un poco de queso rallado encima del todo. Lo ponemos en el horno y a gratinar. Cuando veáis que ya está gratinado, solo quedará sacar del horno y ponerlo en el plato.

Consejos

– Si veis que la bechamel esta demasiado espesa solo hay que ponerle un poco más de leche. En el caso contrario, si esta demasiado líquida, habrá que ponerle más harina.

– No os paséis con la nuez moscada u os matará el sabor de la bechamel

– Si no estáis seguros de cuanto tiempo llevan los canelones, fijaros en que estén ya flexibles del todo. Tocad un poco la pasta. Si está bastante blanda sacadlos. A la próxima mirad el tiempo ;)

– Podéis hacer de más para usarlo durante dos días o más, ya que al congelarlos no pierden el sabor tanto como otro tipo de comidas.

 

Pechugas con Nata sin lactosa y Champiñones

mail.google.com

 

Como sabéis mis manos no son aún los de una cocinera profesional, así que voy creciendo poco a poco. Os lo digo por que vais a ver que, por ejemplo, en esta receta os digo que tenéis que picar muy bien la cebolla y veréis que los trozos no son tan pequeños como deberían. Así que ya sabéis, lo que no sale bien a la primera, saldrá perfecto a la décima.

Ingredientes

  • 2 filetes de pechuga
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite
  • ¼ de cebolla
  • Dos o tres champiñones
  • 75 cl de nata líquida vegetal o sin lactosa
  • Un vasito de vino blanco para cocinar

Preparación

El primer paso es salpimentar los filetes de pechuga. Ponemos la sartén al fuego con un chorrito de aceite. Con una cucharada es más que bastante. Doramos las pechugas y las retiramos del fuego.

Ahora troceamos muy bien el champiñón. Troceamos muy bien la cebolla. Añadimos estos dos ingredientes en la sartén previamente usada, y dejamos que se vayan haciendo.

Cuando estén en su punto (que la cebolla ya no esté dura y el champiñón algo dorado) le añadimos el vino blanco. Y dejamos que se evapore. Puede tardar unos 3-5 min.

Bajamos el fuego a fuego medio-bajo y añadimos la nata líquida sin lactosa o vegetal. Esperamos unos 3 o 4 min a que espese un poco y añadimos los filetes de pechuga para que terminen de hacerse con la mezcla.

Después de unos 2 o 3 min, solo queda servir y listo para comer.

Consejos

– Recordad lo que os he dicho al principio. No es malo que no esté muy picado, pero se mezcla mejor con la nata.

– Yo he añadido unas ramitas de cebollino. No es necesario, pero puede darle otro punto de sabor.

– He usado nata vegetal porque la nata sin lactosa no me sentaba muy bien. Si en vuestro caso no tenéis ningún problema podéis usarla.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: