Tarta de Queso Sin Lactosa

2014-01-21-15.40.35-1024x768

En lo primero que pensé cuando no podía tomar nada con lactosa fue en la tarta de queso (y los Snickers :( ). Ya que no puedo fabricarme mis propios Snickers, sí puedo hacer mi propia tarta de queso. El principal problema era encontrar una nata líquida que fuera apta para mi grado de intolerancia, ya que hasta ahora todas me habían sentado fatal. Aún no he encontrado la más apta, pero no me parece justo no escribir esta delicia de postre. Cocinamos?

Ingredientes

  • 15 a 20 galletas sin lactosa
  • 2 o 3 cucharadas de margarina sin lactosa (depende la cantidad de galletas que usamos)
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 300 ml de nata líquida sin lactosa o de soja
  • 100 gr de azúcar
  • 4 hojas de gelatina
  • 300 gr de queso de untar sin lactosa
  • Mermelada de fresas

Preparación

Con paciencia vamos a poner las galletas sin lactosa en un mortero y vamos destrozando hasta que se hagan polvo. Id poniendo de tres en tres para destrozarlas mejor. Ponemos la margarina en un vaso y la dejamos durante unos segundo en el microondas, hasta que veamos que esta derretida.

Le añadimos a la margarina el extracto de vainilla y lo añadimos en compañía de las galletas. Removemos hasta que haga una masa y lo ponemos en un molde. Aquí pongo un ejemplo del que yo he usado:

2014-01-21-10.10.14-1024x768

Expandimos la masa hasta que no quede ningún hueco vacio en todo el molde y lo dejamos refrigerarse en la nevera entre 15 y 20 min.

En un vaso con agua tibia dejamos las hojas de gelatina para que se vayan hidratando. Mientras tanto, ponemos en un cazo la nata líquida sin lactosa y el azúcar a fuego medio bajo y removemos hasta que el azúcar se derrita. Cuando la gelatina ya este blanda echamos una a una para que se vaya deshaciendo en la mezcla.

Con la gelatina ya deshecha en el cazo con la nata, vamos a añadir el queso de untar sin lactosa y removemos. Se nos quedara una crema espesa que no gotea cuando sacamos la varilla.

Sacamos el molde de la nevera y le añadimos la mezcla. Expandimos de forma uniforme por todo el molde y lo dejamos en la nevera durante 4 o 6 horas.

Antes de servir. Cogemos la mermelada y la pasamos por un colador para sacarle las impurezas de pueda tener. Ponemos la mermelada por encima de la tarta y servimos.

Consejos

– Las galletas que yo he usado son las galletas de la marca Gullón. Son muy fáciles de triturar y son libres de lácteos y de glúten.

– La cantidad de galleta que hace falta es depende del diámetro que tenga nuestro molde. Por esa misma razón nos hará falta más o menos margarina, dependerá de las galletas que pongamos.

– El extracto de vainilla lo he puesto porque a mi el sabor de las galletas no me gustan mucho y así tapo ese sabor. Cuidado no pasarse o nos puede saber más la tarta a vainilla que a queso.

– No dejar que la nata hierva, si no se nos corta y tendremos que repetir.

– Yo aún no he encontrado ninguna nata líquida que me siente bien, la que he usado en este caso es la de la marca asturiana.

2014-01-21-11.36.421-768x1024

 

 

 

This entry was posted in Postres.

Lasaña de Pan de Molde

2014-01-14-13.09.09-1024x768

 

Hace un año si me dicen de comer pan de molde lo hubiera tirado a la cabeza de cualquiera. Cuando viví en Londres lo comía durante cada día y lo odie a muerte cuando volví a España. Sin embargo, que bien viene un trozo de pan de molde cuando no sabes que cocinar! Jaja.

Ingredientes

  • 1 vaso de leche de soja
  • 25 gr de margarina sin lactosa (aunque sea vegetal mirad antes de comprar)
  • 1 cucharada de harina
  • Sal
  • Pimienta molida
  • Nuez moscada
  • Champiñones
  • Tacos de jamón york sin lactosa
  • 1 zanahoria
  • Tomate frito
  • 3 rebanadas de pan de molde (mirad primero que no contenga lactosa)

 

Preparación

Empezamos por hacer el sofrito. Ponemos un poco de margarina, en vez de aceite, en una sartén. Cuando ya esté derretida, añadimos los champiñones. Pasados unos minutos añadimos el jamón. Removemos, y añadimos la zanahoria rallada. Una vez listo, lo apartamos del fuego.

Vamos a hacer la bechamel. En un cazo ponemos primero los 25 gr de margarina. Dejamos que se derrita y añadimos la harina. Removemos con una batidora de mano para que no se nos hagan grumos. Añadimos poco a poco la leche de soja, sin dejar de remover en todo el proceso.

Para finalizar, ponemos la sal, la pimienta molida y la nuez moscada. Comprobamos que esta en nuestro punto y removemos durante unos 5-10 mi, hasta que espese.

Ahora vamos a poner en una bandeja el pan de molde sin corteza (se la cortamos antes y ya esta). Si vemos que nos quedan huecos, solo debemos añadir más pan. Ponemos el tomate frito encima de las rebanadas hasta que quede una buena capa de tomate.

Ponemos por encima el sofrito, la bechamel y un poco de queso rallado sin lactosa. Lo añadimos al horno previamente recalentado a 180ºC y lo dejamos gratinar.

Solo nos quedaría sacarlo y servir. Bon appetit!

Consejos

– Si no queréis tacos de jamón, se puede usar carne picada. Y así con todos los ingredientes del sofrito, ya que cada uno tiene un gusto.

– Si la bechamel esta demasiado líquida, se le puede añadir un poco más de harina. Pero recordad siempre remover, ya que si se quema por debajo dejará de estar buena y habrá que repetirla.

– Si no queréis usar margarina para hacer el sofrito, podéis usar aceite. Yo prefiero la margarina porque le da otro punto de sabor.

– La zanahoria puede ir rallada o a dados o como queráis. Yo la he hecho así porque se hace antes y se encuentra menos su sabor.

– El pan de molde que he usado es el de Mercadona y la margarina es la de flora. Podéis usar mantequilla si os gusta más, pero tened en cuenta siempre mirar si contiene lactosa o no.

Guiso de pollo

1389612358716-1024x768

Porque en esos días grises y apagados apetece tanto un platito calentito, con su caldito, su trocito de carne, sus verduritas,….? Hoy toca un buen guiso que caliente el cuerpo y nos dé energías para terminar el día.

Ingredientes

  • 1 o 2 muslos de pollo
  • ½ patata
  • ½ cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 pellizco de guisantes
  • 3 o 4 albóndigas
  • 2 hojas de laurel
  • Sal
  • Pimienta
  • Pimentón dulce
  • Champiñones
  • ½ tomate

Preparación

Empezamos preparando las verduras. Cortamos en daditos la zanahoria y la patata; y en láminas la cebolla y el tomate. Recordad que los dados de patata no deben ser más grandes que vuestro dedo gordo. Para que suelte el almidón, ponemos la patata en agua.

En un cazuela ponemos aceite y doramos los muslitos de pollo. Una vez hechos, le añadimos la zanahoria, los champiñones, la cebolla y el tomate. Ponemos una cucharadita de pimiento dulce. Añadimos un vasito de vino blanco para darle sabor. Lo removemos hasta que se nos haga todo.

Llegados a este punto ponemos agua para cubrirlo todo. Ponemos las patatas previamente troceadas, las hojas de laurel, las albóndigas y se añade sal. Pasados unos 10 min podemos probar el agua para saber como vamos de punto de sal y añadirme más o dejarlo como esta.

Pasados 5 min añadimos los guisantes y los dejamos a fuego medio-bajo durante 30 min.

Consejos

– Si queréis que el caldo os quede más espeso, podéis añadir un poco de maicena (siempre ayuda a espesarlo todo)

– Yo uso champiñones en lata, así que con ½ o ¼ hay bastante. Si no queréis de lata, podéis usar dos champiñones y cortarlos en láminas. Recordad de hacerlos un poco antes de hacer los muslos y retiralos. Con esto quitaremos el exceso de agua que pueden soltar.

 

 

 

Hamburguesa de Pechuga de pollo

2014-01-07-12.39.04-1024x768

 

Una receta fácil, MUY fácil, que además de sana nos viene perfecta para empezar a quitarnos esos kilitos ganados estas navidades. Además se le puede poner de complemento lo que deseemos.

Ingredientes

  • 1 o 2 trozos de pechuga de pollo
  • Pan de hamburguesa (mirad que no contenga lactosa)
  • Lechuga
  • 2 rodajas de tomate
  • Aceite
  • Pimienta
  • Sal
  • Ketchup o Mayonesa
  • Queso en lonchas sin lactosa

Preparación

Secamos la pechuga de pollo con papel de cocina y luego la salpimentamos. Calentamos la sartén con aceite y doramos la pechuga.

Abrimos el pan de hamburguesa y lo calentamos en una tostadora. Solo será un poco para que tenga un punto crujiente.

Le añadimos el queso sin lactosa, la lechuga y el tomate. Ponemos la pechuga de pollo y le añadimos la salsa que deseemos. Y listo!

Consejos

– En este caso no hay ningún consejo. Solo disfrutar de la receta y que la imaginación mande ;)

A %d blogueros les gusta esto: