Galletas Maria Sin Lactosa de Mercadona

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Primero os explicaré que la foto de la caja no es mía ya que hace tiempo que la tiré y no he encontrado la foto directamente de Mercadona, pero me vale para que tengais una idea visual de que galletas os hablo. Hace tiempo usé estas galletas para hacer el bizcocho de cítricos y os voy a hacer la valoración de este producto. Entiendo que puede ser difícil hacer unas galletas sin lactosa, pero en algún punto se perdió el sabor de la autentica galleta maria y se transformó en el desastre de galleta que es esto.

Cuando las usé en el bizcocho noté que quedaba algo arenosos. En aquel momento supuse que era porque no habría triturado bien las galletas. Sin embargo el tiempo me demostró que el problema no era la trituración, sino que era la galleta.

Estas galletas son antiabsorbentes al agua. Las usé para desayunar más de una vez y jamás conseguía que se mojaran por dentro más de medio centímetro. Recuerdo que una vez se me cayó un trocito pequeño en el vaso, me bebí la leche y me lo comí. Estaba seco!!

Además cuando las trituras en la boca sigue quedando algo siempre. Y por lo que he leído a bastantes intolerantes les seguía sentando mal.

Por tanto y sintiéndolo mucho, no os la puedo recomendar. Aunque lo que siempre digo, que para gustos colores, pero en mi caso personalmente no volveré a comprarlas.

2013-07-31_16-08-091-768x1024

Saquitos con Pechuga de Pollo y Cebolla Caramelizada

2013-07-30_14-00-261-1024x768

Este nuevo entrante va dedicado a toda la gente que me ha ayudado y asesorado sobre qué ingredientes podría ponerle. Como sabéis hace poco cociné unas empanadillas y me sobró un poco de hojaldre que hoy nos ha servido para esta nueva receta. Espero que os guste ;)

Ingredientes

  • Hojaldres sin lactosa
  • 4 pechugas de pollo finas
  • Cebolla
  • Azúcar
  • Vinagre
  • Piñones
  • Pasas
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación

Cogemos la cebolla y la picamos en tiras finas (cuanto más finas sean mejor). Preparamos la sartén con un poco de aceite de oliva. Una vez esté caliente echamos la cebolla.

Vamos a dejarla hacerse no con demasiado fuego, para que no se nos queme. Cuando la cebolla esté blanda le empezamos a añadir el azúcar. Con esto vamos a conseguir caramelizarla. La cantidad de azúcar depende de la cebolla lo grande que sea. Para terminar de hacer la cebolla le añadimos un poquito de vinagre de Módena.

La cebolla ahora tendrá un color más rojizo (gracias al vinagre) y la dejaremos a fuego lento. Cogemos las pechugas de pollo y la salpimentamos por ambos lados. Terminado este paso, las cortamos en tiras y las echamos en la misma sartén donde está la cebolla.

Subimos un poco el fuego hasta que la pechuga esté bastante echa. En ese momento introducimos las pasas y los piñones. En ambos casos solo ponemos un pequeño puñado. Lo dejamos hacerse unos 2 min y apagamos el fuego.

Ahora es el momento de hacer los saquitos. Precalentamos el horno a 180 grados. Cogemos el hojaldre y lo rellenamos con el relleno que hemos preparado. Recordad no pasaros porque sino no se podrá cerrar. Cuando esté cerrado lo colocamos en la bandeja del horno. Una vez terminados todos, cogemos la bandeja y la introducimos en el horno. Dejamos que se hagan durante unos 15 o 20 min. Y listos para comer!

Consejos

– Para hacer la cebolla, yo la he cortado en dos partes y luego la he cortado en finas tiras. Recordad que nada de cortar en daditos

– La cantidad de azúcar que hace falta depende de la cantidad de cebolla que hay. Sabréis que está hecha o bien comiendo un trocito o porque veréis que hace un como una salsa cuando intentas despegar los trozos.

– Tanto el vinagre como el aceite son a gusto del consumidor. Quizá ese tipo de vinagre no os guste. Si es el caso podéis usar vinagre de vino blanco.

– Los hojaldres usados son los de La Cocinera porque son los únicos que he encotrado sin lactosa. En este caso son un poco pequeños, así que por eso veréis que no están bien cerrados del todo. Sin embargo no afecta al sabor ni al resultado.

– Si no os apetece pechuga de pollo, lo podéis acompañar con espinacas y taquitos de jamón o chorizo.

– Las cantidades de piñones y de pasas es al gusto de cada uno. Yo pongo un puñadito para que no supere el sabor a otros ingredientes y así pueda hacer bien su función de contraste.

 

Por cierto! esta receta va en apoyo a la iniciativa de los agricultores de Freshvana, tienda online donde comprar frutas y verduras ecológicas, para donar una parte de su producción a comedores sociales. Con esta mención en mi blog, incrementan su donación en 20 kg. ¡Súmate!

Brownie a la taza sin lactosa

2013-07-24_11-02-431-1024x768

Hoy toca postre! La receta de hoy debería estar en el manual de cualquier soltero. Es fácil, rápida y encima sabrosa. Con solo el chocolate en polvo se consigue que sepa mucho a chocolate. Si os da miedo el horno o los utensilios de cocina esta es vuestra receta.

Ingredientes

  • ¼ de taza azucar
  • ¼ de taza harina
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin lactosa
  • 2 cucharadas de aceite
  • 3 cucharadas de agua
  • 1 pizca de sal

Preparación

Se empieza mezclando en la taza con una cuchara la harina, el azúcar, el cacao en polvo sin lactosa y la pizca de sal. Una vez que estén bien mezclado, se le añade el agua y el aceite. Removemos todo junto hasta tener una masa homogénea.

Con todos los ingredientes juntos se pone la taza en el microondas unos 3 o 4 min. Y listo!

Consejos

– Al principio veréis que sube muy rápido. No os asustéis, vuelve a bajar. Si queréis que suba y se mantenga solo hay que añadirle levadura en la mezcla.

– El tiempo en el microondas depende de cada microondas. Como siempre pongo un tiempo orientativo, pero por desgracia cada electrodoméstico es un mundo y no puedo poner nada exacto.

– Sobre el cacao en polvo. Yo he usado Nesquik, porque es el que uso para desayunar y porque por ahora no me ha provocado ningún síntoma de intolerancia. Si vuestro grado de intolerancia es más severo se puede buscar cacao en polvo que sea negro, o en http://www.senslac.com/chocolate/pagina2 , donde tienen todos los productos sin lactosa que deseemos y de cualquier marca.

– Lo mejor de esta receta es que también la podéis usar con los pequeños de la casa para que le vayan pillando el gusto por la cocina, estudiantes, gente que no le guste cocinar,… No hay escusas! Solo hacen falta 5 min ;)

Imagen

Empanadillas de Atún y Huevo

2013-07-23_12-32-541-768x1024

Hace tiempo que no cocino nada por problemas de salud, pero hace unos días que le iba dando vueltas a esta receta. Es perfecta para una merienda, un almuerzo, cuando te apetezca picotear algo,… Además es muy fácil de cocinar y para manos inexpertas es una muy buena manera de empezar cocinando.

Ingredientes

  • Hojaldres sin lactosa
  • 1 lata de atún
  • 2 huevos
  • Tomate frito

Preparación

Cogemos uno de los huevos y lo ponemos a hervir unos 10 o 12 min. Una vez cocido ponemos a precalentar el horno a 180 grados.

El siguiente paso es coger la lata de atún y quitarle todo el aceite. Cuando esté bien escurrido meterlo en un bol. Con el huevo ya templado podemos quitarle la cáscara y cortarlo en taquitos pequeños. Una vez hecho esto solo queda ponerle el tomate y mezclar bien.

Con la mezcla hecha, vamos a coger el otro huevo y ponerlo en otro plato para batirlo. Ahora tocara coger los hojaldres y empezar a rellenarlos. Recuerda que se pone la cantidad en el medio y la suficiente para poder cerrar el hojaldre sin problemas. Una vez cerrado con un tenedor vamos a ir pegando por toda la zona exterior (con esto queda la típica zona ondulada), dejándolo así cerrado completamente.

Para finalizar con un pincel de cocina se moja en el huevo batido y se unta en cada una de las empanadillas. Lo ponemos en el horno y esperamos a que estén dorados. Cuando veamos que están en su punto solo queda sacarlos y dejarlos enfriarse para poder comerlos.

Consejos

– El tomate que yo he usado es el tomate frito de lata, no el de tipo solis. Con este deja más sabor a tomate, además de que es más espeso.

– La cantidad de tomate que hace falta no la he puesto ya que es depende del consumidor. Yo le he puesto como 2 o 3 cucharadas soperas. Cuanto más tomate más blandas quedarán por dentro.

– Intentad quitar el máximo de aceite que podáis al atún. Cuanto más aceite quede más pesado y blando quedará por dentro.

– Los hojaldres que yo he usado son unos de La Cocinera. Son pequeños y por eso me ha dado para 9 o 10 empanadillas. Las hay de varios tamaños, así que todo depende del cocinero qué cantidad quiera hacer.

– Con el huevo batido se puede usar para otras cosas luego. En mi caso, como ayer comí tortilla, me he preparado una mascarilla casera con el huevo y 2 cucharadas de miel. No hay que tirar nunca nada.

– Recuerda! Algunos hojaldres contienen lactosa. Revisa antes de comprar. Yo he usado los de La Cocinera, pero puede ser cualquier otro que no contenga lactosa.

 

A %d blogueros les gusta esto: