Crêpes sin lactosa

El postre de hoy es mi postre favorito. Aún recuerdo con cariño la primera vez que lo comí. Era muy pequeña, con unos 10 o 11 años, y desde entonces siempre que tengo oportunidad lo como: en mi clase de francés del instituto, en París, en casa de una amiga… Hasta que llegó el día que ya no pude comer ninguno. Que disgusto cuando te das cuenta de que no lo puedes comer!

Así que un buen día decidí probar sin lactosa y que placer al notar que estaban igual de sabrosos o más! Espero que os guste la receta de hoy tanto como a mí ;)

Imagen

Ingredientes

  • 1 huevo
  • 38 gr harina
  • 63 ml de leche de soja o sin lactosa
  • 1 cucharadita de azucar
  • 13 gr de margarina sin lactosa

Preparación

El primer paso es batir el huevo en un bol. Luego añadimos la harina poco a poco mientras vamos batiendo, le echamos el azúcar, y para terminar añadimos en pocas cantidades la leche de soja o sin lactosa. Esto lo hacemos para que no tengamos grumos luego. Para terminar calentamos la margarina en el microondas hasta que se deshaga (unos segundos son suficientes) y lo añadimos a la mezcla.

Ahora cogemos una sartén y la ponemos a fuego medio. Cogemos un poco de margarina y con un paño de cocina la pasamos por toda la sartén. Esto hará que no se pegue luego la pasta.

Una vez hecho con una cuchara sopera echamos dos o tres cantidades de masa. Tened en cuenta que haya masa en toda la sartén pero que no tengamos demasiada cantidad. Dejamos que se dore durante unos segundos y cuando veamos que podemos despegarla sin problemas le damos la vuelta y seguimos con la otra parte.

Se repite la misma operación hasta terminar con la masa y se pueden comer solos, con chocolate, con mermelada, con azúcar… las opciones son infinitas. Bon appetit!

Consejos

– Con esta receta os da para unos 6 o 7 crêpes. Si quereis hacer para 4 personas solo hay que multiplicar por 4 las cantidades, excepto los huevos. Solo harán falta 3.

– Con la margarina, yo lo que suelo hacer es, en vez de calentarla en el microondas la caliento directamente en la sarten. Así ya tengo la sartén preparada para hacer crêpes.

– El darle la vuelta al crêpe de una sola vez es el paso más difícil de todos. Solo os hace falta una buena espátula y práctica. También hay que tener cuidado con la sartén. Si es vieja y esta rallada no os va a servir porque se quedará pegado y constará despegar. Buscad una que aún esté fina.

– Para saber cuando esta hecha la primera cara del crêpe fijaos que hará como una especie de burbujas hacia dentro. Además cuando despeguéis de la sartén hacedlo despacio para que no se os rompa.

Estas tomando bastante calcio?

Cuando dejé de tomar leche, aparte del disgusto de dejar de comer casi todo lo que me gusta, mi máxima fue saber de dónde iba a sacar todo el calcio que me proporcionaba todos los derivados de los lácteos.

Entonces vi este vídeo en un blog, del cual por desgracia no recuerdo el nombre, y entonces se me resolvieron algunas dudas. Como siempre me fio a medias de lo que se dice, porque no me gustan los extremos de nada, y me puse a buscar información por internet.

Después de verlo me entró más la curiosidad de saber cuánto calcio estaba tomando al día después de perder la derivada de la leche. Yo consumía diariamente dos vasos de leches, más un yogur y queso. Ahora solo tomo mi vaso de leche de soja y poco más. Por dónde estoy obteniendo el calcio para mis huesos?

En esta tabla os pone el calcio diario recomendado:

Requerimiento diario del consumo de calcio

Grupo de edad o etapa de la vida

Calcio (mg/día)

Bebés de 0 a 6 meses 200
Bebés de 6 a 12 meses 260
1 a 3 años 700
4 a 8 años 1,000
9 a 13 años 1,300
14 a 18 años 1,300
19 a 30 años 1,000
31 a 50 años 1,000
51 a 70 años, hombres 1,000
51 a 70 años, mujeres 1,200
Más de 70 años 1,200
14 a 18 años, embarazadas/amamantando 1,300
19 a 50 años, embarazadas/amamantando 1,000

Y cómo saber si estamos tomando el calcio necesario? Estos ya es hacer unas cuantas sumas y sabrás cuanto calcio consumes diariamente en tu cuerpo. Esta tabla la encontré en la siguiente página: Cuadro de cantidad de calcio en los alimentos . Yo en la mía he descartado todos los alimentos que contengan lácteos. Si sois consumidores de lácteos podéis pasaros por esa web y haceros vosotros vuestra propia suma.

Selección de alimentos ricos en calcio

Alimento

Calcio (mg)

Avena enriquecida, 1 paquete 350
Sardinas, enlatadas en aceite, con espinas comestibles, 3 oz (85 g) 324
Semillas de sésamo 28 gr 280
Judías de soya, cocidos, 1 taza 261
Tofu, firme, con calcio, ½ taza 204
Hojas de nabos 1 taza 200
Jugo de naranja, enriquecido con calcio, 6 oz (170 g) 200–260 (varía)
Salmón, enlatado, con espinas comestibles, 3 oz (85 g) 181
Brócoli 180
Frijoles cocidos, 1 taza 142
Melaza oscura 1 cucharada 137
Fideos, lasaña, 1 taza 125
Rúcula, 1 taza 125
Cereal listo para consumir, enriquecido con calcio, 1 taza 100–1000 (varía)
Judías blancas ½ taza 100
Waffles enriquecidos, 2 100
Nabo, hervido, ½ taza 99
Brócoli, crudo, 1 taza 90
Col, 1 taza 90
Leche de soya o de arroz, enriquecido con calcio, 1 taza 80–500 (varía)
Hummus ½ taza 81
Tofu sin calcio (blando), ¼ taza 67
Jugo de naranja natural 60
Higos secos, 2 uni 55
Almendras 1/3 taza 50
Semillas de girasol, 28 gr 50

Sin embargo, solo consumir calcio no es suficiente ya que la retención ósea del calcio que se deriva de alimentos y suplementos es limitada. Se debe consumir junto con vitamina D, que se puede encontrar en huevos (sobretodo en la yema), pescados grasos (atún, salmón..) o algunos mariscos(ostras, camarones o almejas). El sol también e un excelente fuente de vitamina D. Si nada de esto es suficiente, siempre se puede recurrir a los suplementos alimenticios.

Llegada del Verano

Ya empiezan los días calurosos! Las tardes al sol, con ese calorcillo, empezamos a sudar… y qué es lo que más apetece en verano? Un helado verdad? Pues si vivís en mi pueblo sintiéndolo mucho lo máximo que podéis conseguir para refrescaros es esto:

Imagen

Porque, señores, no existen los helados sin lactosa en mi pueblo. Ese es el problema de no vivir en una gran ciudad. Yo antes podía comer helados de todos los sabores y colores, y ver ahora como se me ha reducido la cantidad de helado que puedo comer a cero es bastante deprimente. Cuando salgo por ahí todo se me reduce a granizados o helados de hielo.

Ahora, si tomas un helado en tu casa las opciones mejoran. Están los helados de Mercadona, que suele ser, como siempre, de lo más barato que se puede encontrar.

ImagenImagen

Otra opción que existe es hacerlo tú mismo. Si tienes una termomix hay varias ideas para poder crearlo tu mismo, y de los sabores que tu quieras. Intentaré poner alguna receta este verano y que la gama de sabores mejores!

Tarta de Zanahoria y Chocolate Negro sin lactosa

2013-04-20_19-44-591-1024x768

Hoy toca postre! Esta receta la he encontrado de mil variedades. Al parecer cada uno la hace a su manera, así que yo os voy a enseñar la mía. Esta receta la aprendí por una vecina, aunque las notas que me dio están muy mal escritas. Espero que las mías no os den el mismo caos que me ha provocado a mí.

Ingredientes

  • 5 zanahorias grandes
  • 3 huevos
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 vaso de azucar
  • 1 vaso de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 1 pastilla de chocolate negro para fundir sin lactosa
  • 3 cucharadas de margarina sin lactosa

Preparación

El primer paso es pelar las zanahorias y ponerlas a hervir hasta que estén blandas. Una vez hervidas ponerlas en un bol y triturarlas. Añadirle el aceite, la harina, la levadura y la yema del huevo. Con la clara la levantamos a punto de nieve y la añadimos también.

Ahora que todo esta junto mezclarlo bien. Untar el molde con margarina y harina y poner la mezcla en el molde y al horno. Se deja en el horno durante 30 o 35 min. Cuando ya esté frio le damos la vuelta.

Cogemos la pastilla de chocolate negro y las cucharadas de margarina y las ponemos en el microondas hasta que se derritan. Una vez derretido lo untamos por encima de la tarta. Como toque final le ponemos un poco de confeti por encima.

Consejos

– Cuando pongas a hervir las zanahorias vigílalas. Dependiendo del tamaño que tengan estarán más o menos tiempo hirviéndose. En mi caso solo fueron unos 10 min, para que os sirva un poco de ejemplo.

– El tiempo en el horno depende del horno que tengáis. Recordad que si lo sacáis antes de tiempo luego de se desinfla y os puede caer (como ha pasado en el caso de la tarta de la foto)

– La pastilla de chocolate negro yo he usado una que tienen en Mercadona que es claramente para fundir. No contiene lactosa, solo trazas. Dependiendo del grado de intolerancia que tengáis lo podréis usar o no. Si no lo encontráis podéis mirar en la sección ¿Dónde comprar?

Paninis con atún y queso sin lactosa

2013-02-28_20-50-331-1024x768

Esta nueva receta es facil y sobretodo buena, bonita y barata. Me la aconsejó un día un amigo mientras yo estaba con la mente en blanco y no sabia que poder cocinar, y hoy en día la suelo hacer más de dos o tres veces al mes. Yo la suelo hacer cuando no tengo masas de pizza o cuando queda un poco de pan por la noche que ya no sé que hacer con él. También se puede utilizar con ese pan que se esta poniendo algo duro y no sabes cómo utilizarlo.

Ingredientes

  • 1 barra de pan
  • 1 lata de atún en aceite
  • Aceitunas
  • Queso rallado sin lactosa
  • Orégano
  • Tomate frito

Preparación

Cogemos la barra de pan y cortamos por la cantidad que queramos comer, recordando siempre que saldrán dos paninis. Una vez cortada le ponemos por encima el tomate frito, el atún y las aceitunas. Espolvoreamos el queso sin lactosa por encima de los paninis, y por último le ponemos el orégano. Precalentar el horno a 180º. Una vez terminado los paninis los ponemos en el horno y los dejamos calentar durante unos 10 min, controlando siempre el pan para que no se nos queme. Los sacamos del horno y listos para comer.

Consejo

– El queso rallado da igual de que marca sea. Yo he usado el de la marca Hacendado porque es el que más cerca tengo y, además, es el más económico.; pero puedes usar cualquier tipo.

– No he puesto cantidades de nada porque es al gusto. Cuanto más tomate pongas más blando estará el pan por dentro. Cuanto más atún pongas más sabor tendrá a atún… y así todo.

- Y como siempre la imaginación al poder. Se puede hacer a final de mes cuando ya no queda casi nada en la despensa o la nevera. Se puede poner todo lo que uno quiera poner.

Ensalada Simple

2013-04-15-13-21-06-1024x768

Esta es mi segunda receta. Es simple, sencilla, y lo más importante de todo, no contiene lactosa.

En esta época del año ya dejan de apetecer hacer guisos imposibles, o comidas calientes. Así que por eso os presento este plato tan refrescante y apetecible en estas fechas: una ensalada!

Esta es una ensalada simple, rápida y deliciosa, que suelo hacer siempre como acompañamiento de otro plato.

Ingredientes

  • 1 lechuga
  • 1 zanahoria
  • 1 tomate
  • 3 aceitunas
  • aceite
  • vinagre
  • sal

Preparación

Empezamos con coger la cantidad de hojas de lechuga que nos haga falta o queramos comer. La lavamos con agua y la escurrimos bien. Cogemos una zanahoria y la pelamos. Luego cogemos un rallador y esparcimos los trozos por encima de la lechuga una vez que esta esté ya seca.

Ahora cogemos un tomate , lo lavamos con agua, y lo cortamos en tacos. Una vez cortado lo añadimos a la mezcla de lechuga y zanahoria. Para terminar ponemos las aceitunas.

Luego aliñamos al gusto con el aceite, la sal y el vinagre.

Consejos

– Yo suelo usar varios tipos de lechuga para este plato, así que se puede usar cualquier tipo. A la hora de añadirla a la ensalada se puede cortar las hojas de cualquier manera.

– Con las zanahorias, yo uso un frasco de tiras de zanahoria agridulce. Estas están conservadas con vinagre, entre otras cosas, y como me encanta el sabor a vinagre, son las que me gusta consumir.

– Con el tomate, no suelo usar un tomate entero nunca. Así que lo corto por la mitad y la otra mitad la suelo usar por la noche para untar el pan o como parte de la cena.

Muffins de chocolate sin lactosa

2013-03-22_10-56-081-1024x768

Hoy, como espero hacer los próximos domingos, la receta que voy a aportar es un postre. El problema de los postres es el de hacer la cantidad suficiente para poder comer tú solo durante al menos 3 días. Y es que hay que reconocer que si hiciéramos una cantidad de postre para toda una semana entera es para llegar a aburrirlo y no repetirlo en muchísimo tiempo. Mi deseo es que se puedan saborear, enamorar, pero jamás aburrir.

Desde este blog voy a poner las cantidades como yo las he encontrado y os diré para cuantas personas está hecho. Después que cada uno valore para cuanta gente quiere prepararlo. Yo, en mi caso, los postres los suelo compartir con mi familia y suelo hacer más cantidad.

Esta es la primera receta que voy a subir y es la primer que he hecho. Debo reconocer que jamás me he dedicado a cocinar más allá de platos de arroz o pasta, y fue muy agradable darme cuenta lo sencillo que resulta hacer estos muffins (o magdalenas, que es como las he llamado toda la vida).

En la foto salen el total de muffins que se pudieron hacer con las cantidades marcadas. Para mí fueron demasiadas, así que me puse a regalar a familiares. Si no tienes a quien poder regalarle algunos muffins es cosa de reducir a la mitad las cantidades de ingredientes, como ya he dicho anteriormente.

Ingredientes

  • 250 gramos de Harina
  • 250 centímetros cúbicos de Aceite de Oliva
  • 250 centímetros cúbicos de Leche de Soja sabor Chocolate
  • 200 gramos de Azúcar
  • 2 Huevos
  • 1 cucharada de Levadura en Polvo

Preparación

Empezamos haciendo una mezcla con la levadura en polvo junto a la harina hasta que ambos ingredientes estén bien integrados. En un recipiente aparte batimos los huevos con el azúcar a punto de nieve. Cuando tenga esta consistencia añadimos el aceite de oliva junto a la leche de soja, siempre recordando no dejar de batir. Añadimos ahora poco a poco la harina con la levadura en el bol donde está la mezcla de los huevos con el azúcar. Mientras añadimos batimos sin parar para que no tengamos grumos en la masa luego, y seguimos batiendo hasta que tengamos una masa de consistencia cremosa y fina.

Rellenamos los moldes para muffins hasta alcanzar el 75% de su capacidad y los llevamos al horno pre-calentado a 200ºC durante unos 25 min. Retirar del horno y ya están!

Consejos

Esta es la opinión personal mía con esta receta:

– Yo no suelo consumir leche de soja con chocolate, así que para no comprar un brik entero, que es un 1 litro de producto, y no saber qué hacer con lo que me sobra, compré unos batidos de chocolate hechos con soja. Son de la marca Hacendado y cada brik es de 200 ml . Van unos 6.

– Con el aceite de oliva a mi me parece que da un gusto demasiado fuerte. Si no os gusta el aceite de oliva añadid el de girasol. Si ponéis 200 cm cúbicos salen igual de esponjosos y sabrosos.

Abrimos blog!!

Bienvenidos a mi blog!

Mi nombre es snickergirl y hasta hace unos años tenia una vida de lo más normal. Comía todo lo que quería, incluso en cualquier bar o restaurante. Un buen día empecé a notar que la comida no me sentaba bien, que el vaso de leche de la mañana me fastidiaba la tripa todo el día, la cosa iba cada vez peor cada día que pasaba.

Al final fui al medico y ¡sorpresa! Tengo intolerancia a la lactosa. Aquello parecía algo poco dañino, y lo es, pero el problema aparece cuando te das cuenta de toda la comida que no puedes comer. La de productos que tienen lactosa!!

Adiós yogures, quesos, leche, dulces, salsas, precocinados, comida rápida,…

En este momento te sientes fatal porque de lo poco que estabas acostumbrado a comer desaparece. Yo me dí cuenta que casi todo lo que consumía a lo largo del día contenía lactosa. ¿Y que hacer entonces?

Aquí es donde empieza mi blog. Mi vida va a cambiar de forma drástica y en vez de rendirme y comer de lo poco que no tenía lactosa, estoy decidida a aprender recetas nuevas y descubrir que aún puede consumir cosas deliciosas.

¿Y por qué llamo al blog “solteros sin lactosa”? Porque aunque no viva sola en casa (soy parte de ese 55% de jóvenes españoles que no encuentran trabajo y, por tanto, vivo con mis padres) soy la única que tiene este problema en mi casa, y mis padres no estan por la labor de colaborar con mi problema. Tampoco voy a obligarles a dejar de tomar cosas que contienen lactosa por mi propio problema.

Ayudemonos a que este problema no nos haga sentir diferentes o solos, si no que tenemos la oportunidad de aprender cosas nuevas.

Empecemos! ;)

A %d blogueros les gusta esto: